Atrévete a ver más allá de lo que tus ojos pueden ver

Entradas etiquetadas como ‘mundo espiritual’

La Pérdida


 

Si bien es cierto, la pérdida es uno de los acontecimientos más impactantes y dolorosos, que cualquier ser humano puede experimentar. Sin importar el credo, la raza, el estatus social o incluso nuestra preparación intelectual, como médium puedo asegurarles, que ninguno de nosotros está preparo para afrontar la pérdida. Por supuesto, a lo largo de nuestras vida, tendemos a vivir distintos tipos de pérdidas, un trabajo, una pareja, un familiar, o algún bien material, cada uno con un nivel de intensidad más altos o más bajos que otros, pero todas las perdidas crean dentro de nosotros, estados de ansiedad y de temor, ya que no estamos claros del porque de dicha situación, y sobre todo, cuál será el desenlace que nos espere al final. Tal vez lo único que nos puede diferenciar, a unos de otros frente a la pérdida, es la capacidad individual de afrontar dicha experiencia, a algunos les lleva poco tiempo sanar el proceso y pasar la página, mientras que a otros, les lleva más años superar dicha pérdida; esto es debido a que en algunos individuos, la inteligencia emocional y la madurez emocional, es mucho más marcada que en otros.

Ahora bien, la pregunta es ¿qué es realmente la pérdida?, pues simplemente, la pérdida es la sensación de que algo que “nos pertenecía” sencillamente, deja de pertenecernos, creándose dentro de nosotros, un vacío un tanto difícil de llenar. Por supuesto, esto es algo que a lo largo de mi camino como médium, he aprendido que es completamente falso, ya que a un nivel espiritual, nada nos pertenece, todo llega cuando le corresponde y se marcha de nuestras vidas, cuando se cumple el ciclo con nosotros. Sentimos que perdemos, porque nuestro EGO nos crea la historia de que es nuestro deber de controlarlo todo, y al intentar controlar, o dominar, terminamos apegándonos, por el simple hecho de que colocamos toda nuestra atención en un solo objetivo, olvidando todo lo demás. Pero, ¿por qué nos apegamos?, debido a que durante mucho tiempo, nos ha costado tanto el lograr las cosas y hemos invertido tanto para conseguir alcanzarlas, que cuando finalmente lo conseguimos, nos termina invadiendo el miedo a perder a aquello por lo cual nos esforzamos.

Es por ello que he aprendido que la intensidad de la pérdida, dependerá en gran parte, del grado de apego que exista con aquello que sentimos que perdemos, mientras más apegados estemos a aquello que se va, que se termina o que se desaparece de nuestra vida física, con esa intensidad viviremos la pérdida.

Realmente la pérdida es una ilusión del EGO, debido a que solamente afecta a nuestro EGO, ya que nuestro espíritu no conoce de apegos, entiende que todo aquello que le rodea está ahí, no para quedarse, sino simplemente para mostrarnos una parte de nosotros, que desea ser sanada, y menos conoce de perder, ya que comprende que no posee nada, sino simplemente se posee así mismo, y todo es parte del él y él es parte del todo.

La pregunta es ¿cómo podemos afrontar la perdida?, pues para ello primero que nada, debemos practicar la ACEPTACIÓN. Cuando aprendemos a aceptar, soltamos el deseo de controlar las situaciones que ocurren en nuestras vidas, renunciamos a querer tener la razón, por tener paz. Luego de aceptar, el siguiente paso es aprender a AGRADECER, cuando somos agradecidos por todas aquellas experiencias que suman o que restan, generamos una energía imán, que atrae a nosotros nuevas situaciones, que podamos agradecer.

Seguidamente, siempre aconsejo que debemos aprender a BENDECIR, cuando utilizamos el poder de la bendición, en todas aquellas situaciones que suceden, -sea que las entendamos o no- producimos que aquello que ocurre, se llene de luz y de este modo, se sane en cualquier dirección del tiempo.

Finalmente, después de realizar los pasos previamente nombrados, es momento de practicar el SOLTAR, esto nos permite tomar consciencia de que aquello que se va de nuestras vidas, simplemente cumplió su ciclo y es tiempo de dejar que se vaya, para que así una nueva experiencia llegue a nosotros de manera perfecta. Soltar nos recuerda que venimos a este plano físico sin nada y por más que hagamos, nos iremos sin nada, solo con aquellos conocimientos que nuestra alma ha decidido conservar, para su evolución.

Los sueños


Los sueños

 

Los Sueños

Durante muchos de mis eventos, siempre surge una particular pregunta y es ¿en un nivel espiritual, qué son los sueños?, a lo que respondo: -los sueños son la puerta del alma, por el cual, nuestro espíritu puede acceder a informaciones celestiales o archivos akashicos, que le permiten adquirir conocimientos, que le ayudan a seguir evolucionando.

Cuando dormimos, nuestro físico se relaja a tal punto, que produce que nuestro cerebro, se sintonice en una frecuencia llamada ALFA; en dicha frecuencia, el espíritu puede comunicarse con el plano espiritual, y de esta manera obtener herramientas que le permitan avanzar en el plano físico. La mayoría de las herramientas, son informaciones sobre acontecimientos o pruebas que tendrá que experimentar el espíritu más adelante, así como también puede visitar otros planos y dimensiones, donde puede ayudar de manera energética. Suele ocurrir que nos vamos a dormir, y al día siguiente nos levantamos y nos sentimos más cansados e incluso adoloridos, como si hubiésemos trotado toda la noche. Esto es debido a que durante el sueño, el espíritu se traslada a otros espacios espirituales, donde posiblemente ha tenido que utilizar sus facultades espirituales, para guiar a otros espíritus.

Muchas veces el espíritu a través de los sueños, se mueve entre las líneas del tiempo y logra conocer lugares y personas que más adelante, en el plano físico volverá a ver. Esta es la razón por la que se producen los llamados Deja Vú “o” llamados también, choques de tiempo. Por otra parte, cuando éste debe prever o modificar algún acontecimiento que fuera a ocurrir, nuestro espíritu nos presenta dicha información por medio de los llamados sueños premonitorios. Dichos sueños son aquellos en los que vemos personas, lugares o acontecimientos, que luego en físico experimentamos. Por ejemplo, a veces soñamos con alguien que teníamos tiempo sin ver o saber de su existencia, y luego al día siguiente o a los pocos días, sabemos algo de esa persona o incluso, nos encontramos con esa persona.

También a través de los sueños, nuestro espíritu puede mostrarnos aquellos miedos que permanecen ocultos, con el fin de que de manera consciente los transformemos. Ocurre que algunas personas sueñan, que son acecinadas o perseguidas, esto no es una premonición, es simplemente la forma del espíritu de decirnos que, tenemos miedo a morir, y por lo tanto, debemos trabajar en función de modificarlo, hasta finalmente sanarlo.

Los sueños son la mejor herramienta que posee el espíritu, para poder comunicarse con niveles energéticos superiores, que le permiten explorar nuevas verdades. Para nuestros seres queridos fallecidos, los sueños son el canal perfecto mediante el cual, ellos pueden comunicarse con nosotros, otorgándonos algún mensaje que nos pueda servir de ayuda.

Siempre le recomiendo a mis pacientes, que si desean conectarse con sus guías espirituales, o tienen algún problema donde no saben cual decisión tomar, soliciten que por medio de sueños, dicha información les sea otorgada.

A muchas personas les ocurre, que sienten que no sueñan nada, y muchos otros, les ocurre que al despertarse, no recuerdan lo soñado. El sentir que no se soñó, ocurre debido a que a veces cuando dormimos, experimentamos situaciones o visitamos lugares, a los que no estamos preparados para visitar, debido a que nuestra consciencia humana no tiene la capacidad para asimilar y aceptar lo que vemos de aquel lado, por lo que nuestro espíritu decide bloquear dichos recuerdos, y almacenarlos en nuestro subconsciente, para posteriormente sea liberado dicho conocimiento, en el momento necesario.

Nuestros sueños son una puerta al subconsciente, donde están alojadas todas nuestras memorias de alma, taras familiares y habilidades extrasensoriales. Cuando por medio de la meditación logramos aprender a conectarnos con este centro de poder, logramos tener una mejor conexión con nuestro ser y a su vez con el universo; alcanzando de este modo, una mejor comprensión del camino que recorre nuestro espíritu y de todo lo que hasta ahora hemos experimentado.

Es por esta razón que debemos estar muy atentos a lo que soñamos, anotar nuestros sueños en un cuaderno, para luego a lo largo del día ir descifrando aquellos mensajes que nuestro espíritu guarda para nosotros.

Los no nacidos


Los no nacidos

A lo largo de mi camino como un médium-psíquico que soy, he tenido el privilegio de transmitir el mensaje de muchos espíritus. Sin importar el tiempo de fallecidos o la forma de morir, si ellos tienen un mensaje para sus seres queridos, me veré en el deber de transmitirlos.

Ahora bien, durante mis lecturas públicas y privadas, siempre me preguntan ¿Qué les pasa a los niños que no nacen? ¿Qué ocurre con aquellos que han sido abortados? ¿A dónde van?

Por lo que he decidido tratar de responder a través de éste artículo.

Una de las cosas que los espíritus siempre me han dicho, es que todo lo que vivimos en éste plano físico, ya ha sido decidido antes de nacer. Todas estas decisiones que tomamos a nivel espiritual, se basan en nuestros procesos karmáticos, que vamos acumulando a lo largo de nuestras vidas. Desde cómo vamos a llamarnos, quienes serán nuestros padres, familiares y amigos, los procesos que viviremos e incluso la forma de morir.

Todos los espíritus decidimos cada uno de éstos aspectos, y conforme a ello, experimentamos la vida que llevamos actualmente.

Así mismo, los espíritus me han revelado que la esfera o plano humano, energéticamente hablando, es muy densa, por lo que no todos los espíritus están preparados para experimentar el proyecto humano, ya que durante su recorrido, debemos desprendernos de nuestras habilidades espirituales, e ir remembrándolas en el viaje. Algo que definitivamente no todos los espíritus están decididos a experimentar, solo los más osados.

Es por ello, que en el caso de los espíritus que mueren antes de nacer, estas son almas que no resisten la densidad de la materia y simplemente, abortan la misión. Éstas almas siempre me dicen que, la esfera de la materia es muy pesada y asfixiante, haciéndolos sentirse que el proceso en el que han decido nacer, es demasiado complicado de superar, por lo que prefieren retirarse antes de nacer.

En otros casos, aquellos espíritus que nacen pero fallecen, me han mostrado que éste ha sido el tiempo que deciden estar en el plano físico, su misión ha sido despertar el instinto maternal en la mujer, ya que ésta comparte un proceso ancestral, referente a no saber cómo “ser madre”; ambos en el plano espiritual llegan a un convenio, en el que deciden que el “tiempo perfecto” para despertar éste sentido, es durante los primeros nueves meses de gestación, y hasta pasado los 4 meses de nacidos; luego de éste período, el espíritu debe abandonar el plano físico. Posteriormente, si la madre decide volver a intentar tener otro hijo, su ser ya tendrá activado el instinto maternal, que deberá ir desarrollando a lo largo de la crianza del bebé.

En el caso de los abortos, debemos recordar que se dividen en dos clases, los que son CONSCIENTES, y aquellos que son ESPONTÁNEOS.

En el caso de aquellos abortos que ocurren de manera inconsciente o espontáneos, es debido a que el alma engendrada, no tolera la energía de la madre, debido a que ésta por sus procesos internos, vibra en una frecuencia mucho más lenta que la de dicha alma, y también el MIEDO A LA PERDIDA envuelve al alma que nacerá, y esta se da cuenta de que la madre no está preparada para su nacimiento (por el apego) y decide retirarse.

Muchas veces el ambiente o los procesos que arropan a los padres son de miedo, desequilibrio o analfabetismo emocional, escasez, frustración o incluso desamor, por lo que el espíritu prefiere esperar a que ambos estén lo suficientemente preparados para su llegada.

Aquellos seres que son abortados CONSCIENTEMENTE, es un proceso un poco más complejo, ya que estos espíritus me han mostrado que, a un nivel espiritual, el alma que será abortada, localiza a otro espíritu denominada ALMA ALIADA, cuyo proceso de evolución es un poco más denso y lento, y a nivel karmático, comparten procesos similares que engranan perfectamente con el alma que será abortada.

Es decir, el espíritu que será abortado, utiliza la ayuda del otro espíritu, para lograr saldar una deuda kármica y a su vez, el espíritu expulsor logra desarrollar la consciencia espiritual, en el cuerpo que habita. Con esto no quiero que piensen que es bueno abortar, solo que a nivel espiritual, éste acto es parte de un convenio kármico de evolución entre algunas almas.

Finalmente, todos estos espíritus me han mostrado que, al momento de despegar de ésta esfera o plano físico, como todas las almas vuelven a casa, donde el espíritu puede checar las lecciones aprendidas y seguir su proceso de evolución. Mientras que las almas de estos seres, acompañan y guía a los padres, hasta que éstas están preparadas para volver a ser uno con el todo.

Siempre les recomiendo a mis pacientes que, honren dichas almas, ya que éstas son parte del grupo de almas que han decido acompañarlas a lo largo del proyecto humano.

Es por ésta razón de que si TU que estás leyendo éste artículo, has perdido a un ser no nacido, te invito a que lo honres y entiendas que éste simplemente siguió el convenio que tanto tu como él tenían acordado, y que sin importar donde quiera que estés, y los años que hayan transcurrido desde su partida, este ser como todos tus demás seres queridos fallecidos, te estará guiando y protegiendo desde un plano espiritual.

Cuando no podemos despedirnos


Cuando no podemos depedirnos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El ser un médium-psíquico, me ha dado la oportunidad de conocer innumerables cantidades de personas, tanto en lecturas privadas, como en eventos públicos; acto que me ha permitido aprender de los procesos que éstos enfrentan, a través de sus pérdidas. A su vez, gracias a nuestro encuentro, he podido establecer conexión con muchos espíritus, quienes me han enseñado un poco más sobre el proceso de pasar de un plano a otro.

Uno de los temas más recurrentes en mis lecturas, ha sido, el no despedirnos de alguien cuando fallece. A pesar de que parece un tema insignificante, para muchas personas, el hecho de no haber estado al lado de un ser que se está yendo, resulta hasta traumático.

Diariamente, me preguntan ¿qué opinan los seres queridos fallecidos, sobre éste tema?, por lo que he decidido responder a esa pregunta con éste artículo.

Algo que he aprendido del mundo espiritual, es que TODO ESTÁ ESCRITO, llámenle libro de la vida, archivos akásicos, plan divino, guión cósmico, tratado universal, en fin, como quieran llamarle, a nivel espiritual todo está escrito.

Como lo expliqué en mi artículo “Grupos de almas” publicado anteriormente, cuando venimos al plano físico, decidimos previamente, todo lo que experimentaremos en nuestro viaje por la tierra, donde vamos a nacer, como nos vamos a llamar, quiénes van a conformar nuestro nexo familiar, amistades y sociales; así mismo decidimos que procesos vamos a vivir, como moriremos, quienes morirán primero o después de nosotros, y hasta quienes nos acompañarán el día de nuestra muerte. Este último punto es muy importante, ya que no todos estamos preparados para ver morir a alguien que amamos.

Para muchos, resulta complicado entenderlo, ya que no es sencillo comprender, que seamos NOSOTROS los prediseñadores de todo lo que nos ocurre, y sobre todo si muchas de esas cosas que nos suceden, no son de nuestro agrado. Pero hoy les digo, que SI, cada uno de nosotros, es responsable de cada situación buena o mala que ocurre en nuestras vidas, y está en nosotros, aprender a convivir con dichas situaciones.

Muchos espíritus me explican y me solicitan que les explique a sus seres queridos, que desde el plano espiritual, decidieron quienes estarían en el día de su muerte, debido a que el proceso de transición del plano físico al espiritual, aunque no lo parezca, es un momento sagrado; y muchos espíritus prefieren que aquellas personas que les acompañen durante su último aliento, sean personas que CONSCIENTEMENTE puedan sobrellevar la situación de manera armónica. Imaginemos que el morir, es como una fiesta, a la que nosotros como anfitriones, tenemos la potestad de decidir, quien SI y quien NO asistirá a la fiesta.

Esto es debido a que, si ya el simple hecho de cortar una relación de pareja, mudarnos a otra ciudad o país, y dejar un trabajo, es difícil y nos lleva tiempo el acostumbrarnos, imaginemos como es el hecho de ver a un ser al que amamos, dar su último respiro, y no poder hacer nada.

Muchas personas, entran en crisis, gritan, incluso intentan desaforadamente revivir al fallecido, y éste tipo de actos, no permite que el alma cruce en paz. Por lo que hay espíritus, que prefieren ahorrarse el show, y aceptar solo a aquellos que realmente no harán algún drama, mientras éste despega.

Así mismo, llamemosle orgullo o no, muchos espíritus no les gusta que los vean morir, por lo que esperan a que sus seres queridos vivos, estén fuera de la habitación donde éste se encuentra, para poder irse, incluso muchos esperan a irse a dormir, para que la muerte los abrace en silencio.

Con éste acto, no quieren que sus seres queridos vivos, se sientan triste, si no que más bien comprendan, que no les correspondía estar presentes porque no estaban preparados para dejarlos ir.

En este mismo sentido, aquellos que logran estar presentes cuando está muriendo un ser querido, es porque el observador tiene un posible miedo a la muerte, y el único modo de lo superes, es que enfrente el proceso viviéndolo.

Siempre les recomiendo a las personas, que en el momento en que está falleciendo un ser querido, intentemos mantenernos en calma, e incluso, ayudemos a que éste termine de irse de manera armónica, tomándole la mano y dándole las gracias, diciéndole que cruce a la luz en paz, y pidiéndole a nuestros seres queridos que ya se encuentren en el más allá, que acompañen al alma del ser que se está yendo. Incluso, pueden hablarle al oído, debido a que éste órgano, permanece unido por 24 horas al espíritu, y todo lo que se le susurra a un muerto en el oído, será escuchado por su espíritu.

Por otro lado, a aquellos que no pueden estar presentes, les recomiendo que en silencio hagan una oración de corazón, dirigida al alma del ser que se va, dando gracias por todo lo compartido en vida, porque respetan la decisión de no haberlos elegidos para que verlos fallecer.

Grupo de Almas


Grupo de Almas

 

Durante mi trabajo como un médium-psíquico, son muchas las ocasiones en las cuales me topo con personas, que me relatan que en ocasiones han conocido a otras personas con las cuales sienten una gran conexión, siendo esa la primera vez que la ven. Mis pacientes en consulta me cuentan que el vecino, el hermano/a del amigo o incluso un niño, siendo la primera vez que le conocen les atrapa de una manera fantástica e inexplicable.

Esto va ocasionando grandes incógnitas tales como, ¿Es posible que podamos sentir una conexión con una persona ajena a nosotros o que apenas le estamos conociendo? ¿Es natural sentir reconocimiento de vida con aparentes “extraños”? ¿Por qué? ¿Qué nos hace sentir tan cercanos a alguien que apenas estamos tratando?

 

Hola, mi nombre es Bhagavan Vásquez y en este nuevo artículo les hablaré sobre un tema el cual es denominado por muchos sabios y ahora por mí persona como, GRUPOS DE ALMA.

 

Es impresionante como va transcurriendo el tiempo, como puedo ir releyendo cada uno de los pocos artículos que he publicado en esta página y observar su transformación y no solo eso, si no la trascendencia de mis conocimientos de un tiempo para acá, en dichos temas.

En este caso, les hablaré de un tema un poco complejo para muchos y fascinantes para otros, y es el hecho de esa sensación, que todos hemos vivido en algún momento de nuestras vidas, en las cuales nos encontramos con personas con las que sin ninguna razón aparentemente lógica, percibimos que ya le conocemos.

Son infinitas las ocasiones en las que muchas personas acuden a mis lecturas y me cuenta que estando en la calle, o en un supermercado o incluso en alguna reunión de amistades se tropiezan con alguien con la que sienten una sensación de conocerle, una sensación tan profunda que pueden llegar a sentirse confundidos, empezando a buscar en sus recuerdos el lugar, día o incluso año en la que le vieron, haciendo un gran esfuerzo que al final no tiene ningún resultado.

 

Lo cierto es que durante mi recorrido de vida como médium-psíquico que soy, he aprendido de los espíritus, que ese sentimiento de reconocimiento de vida que percibimos con alguien que apenas conocemos, es algo que en el mundo de los espíritus es denominado como GRUPO DE ALMAS.

 

 

Cuando el espíritu esta por encarnar en este plano físico, hace una selección previa y convenio con aquellas almas que le acompañarán y le ayudarán durante su proceso de reaprendizaje en la tierra. Dicho convenio tiene estipulado los papeles o parentescos que cada uno tendrá durante su estadía en la tierra, así como los procesos kármicos que deberán experimentar y sanar, el tiempo de duración presencial que tendrán en la vida física y emocional de cada alma del grupo. Así mismo, habrán almas que decidan integrase en dicho grupo, pero la diferencia será que éstas no compartirán algún proceso con las otras almas, dichos espíritus muchas veces irán solo como observadores o comodines momentáneos, y harán presencia en las vidas físicas de dichos almas como estrellas fugaces. La armonía física de dicho grupo de almas, estará regida por los procesos kármicos que éstas decidan traer a la tierra, así como también los vehículos vivenciales que deban ser experimentados para sanar dichos karmas. También, es importante para mí acotar, que la duración en tiempo –que éste no es más que una ilusión de este plano físico- es completamente incalculable, así mismo como el conocimiento preciso de quienes son los integrantes de dicho grupo o el tamaño del grupo.

 

 

Cuando en el grupo de almas los espíritus que lo conforman han trascendido sus conciencias, al desencarnar, éstas almas regresan al plano espiritual, para reunirse con otras almas y de este modo lograr reanalizar si es necesario o no el proceso de reencarnación al plano físico; o si bien, el espíritu está preparado para transitar junto a otras almas por otros planos o dimensiones espirituales.

Durante mi camino como médium-psíquico, mis guías espirituales me han brindado la oportunidad de reconocer algunos espíritus que conforman mi grupo de almas, por medio de información que recibo a través de las meditaciones que realizo. Entre ellos están tres (3) grandes amigos que desde el primer día en que los conocí tuve la posibilidad de saber que venían compartiendo junto a mí, desde vidas pasadas. El poder conocer esta información, me permite sanar de una manera más consciente, todos aquellos procesos kármicos que mi espíritu ha decidido traer en la maleta, para poder reaprender en este plano físico.

Es por esta razón que hoy les propongo observar a cada persona que les rodea, y recordar que ninguna de ellas ésta a tu lado por mera coincidencia, si no que desde el momento en el cual tu espíritu decidió acceder a esta gran escuela llamada tierra, estas personas decidieron junto a ti, vivir la mágica experiencia de vida llamada SER HUMANO.