Atrévete a ver más allá de lo que tus ojos pueden ver


Cuando no podemos depedirnos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El ser un médium-psíquico, me ha dado la oportunidad de conocer innumerables cantidades de personas, tanto en lecturas privadas, como en eventos públicos; acto que me ha permitido aprender de los procesos que éstos enfrentan, a través de sus pérdidas. A su vez, gracias a nuestro encuentro, he podido establecer conexión con muchos espíritus, quienes me han enseñado un poco más sobre el proceso de pasar de un plano a otro.

Uno de los temas más recurrentes en mis lecturas, ha sido, el no despedirnos de alguien cuando fallece. A pesar de que parece un tema insignificante, para muchas personas, el hecho de no haber estado al lado de un ser que se está yendo, resulta hasta traumático.

Diariamente, me preguntan ¿qué opinan los seres queridos fallecidos, sobre éste tema?, por lo que he decidido responder a esa pregunta con éste artículo.

Algo que he aprendido del mundo espiritual, es que TODO ESTÁ ESCRITO, llámenle libro de la vida, archivos akásicos, plan divino, guión cósmico, tratado universal, en fin, como quieran llamarle, a nivel espiritual todo está escrito.

Como lo expliqué en mi artículo “Grupos de almas” publicado anteriormente, cuando venimos al plano físico, decidimos previamente, todo lo que experimentaremos en nuestro viaje por la tierra, donde vamos a nacer, como nos vamos a llamar, quiénes van a conformar nuestro nexo familiar, amistades y sociales; así mismo decidimos que procesos vamos a vivir, como moriremos, quienes morirán primero o después de nosotros, y hasta quienes nos acompañarán el día de nuestra muerte. Este último punto es muy importante, ya que no todos estamos preparados para ver morir a alguien que amamos.

Para muchos, resulta complicado entenderlo, ya que no es sencillo comprender, que seamos NOSOTROS los prediseñadores de todo lo que nos ocurre, y sobre todo si muchas de esas cosas que nos suceden, no son de nuestro agrado. Pero hoy les digo, que SI, cada uno de nosotros, es responsable de cada situación buena o mala que ocurre en nuestras vidas, y está en nosotros, aprender a convivir con dichas situaciones.

Muchos espíritus me explican y me solicitan que les explique a sus seres queridos, que desde el plano espiritual, decidieron quienes estarían en el día de su muerte, debido a que el proceso de transición del plano físico al espiritual, aunque no lo parezca, es un momento sagrado; y muchos espíritus prefieren que aquellas personas que les acompañen durante su último aliento, sean personas que CONSCIENTEMENTE puedan sobrellevar la situación de manera armónica. Imaginemos que el morir, es como una fiesta, a la que nosotros como anfitriones, tenemos la potestad de decidir, quien SI y quien NO asistirá a la fiesta.

Esto es debido a que, si ya el simple hecho de cortar una relación de pareja, mudarnos a otra ciudad o país, y dejar un trabajo, es difícil y nos lleva tiempo el acostumbrarnos, imaginemos como es el hecho de ver a un ser al que amamos, dar su último respiro, y no poder hacer nada.

Muchas personas, entran en crisis, gritan, incluso intentan desaforadamente revivir al fallecido, y éste tipo de actos, no permite que el alma cruce en paz. Por lo que hay espíritus, que prefieren ahorrarse el show, y aceptar solo a aquellos que realmente no harán algún drama, mientras éste despega.

Así mismo, llamemosle orgullo o no, muchos espíritus no les gusta que los vean morir, por lo que esperan a que sus seres queridos vivos, estén fuera de la habitación donde éste se encuentra, para poder irse, incluso muchos esperan a irse a dormir, para que la muerte los abrace en silencio.

Con éste acto, no quieren que sus seres queridos vivos, se sientan triste, si no que más bien comprendan, que no les correspondía estar presentes porque no estaban preparados para dejarlos ir.

En este mismo sentido, aquellos que logran estar presentes cuando está muriendo un ser querido, es porque el observador tiene un posible miedo a la muerte, y el único modo de lo superes, es que enfrente el proceso viviéndolo.

Siempre les recomiendo a las personas, que en el momento en que está falleciendo un ser querido, intentemos mantenernos en calma, e incluso, ayudemos a que éste termine de irse de manera armónica, tomándole la mano y dándole las gracias, diciéndole que cruce a la luz en paz, y pidiéndole a nuestros seres queridos que ya se encuentren en el más allá, que acompañen al alma del ser que se está yendo. Incluso, pueden hablarle al oído, debido a que éste órgano, permanece unido por 24 horas al espíritu, y todo lo que se le susurra a un muerto en el oído, será escuchado por su espíritu.

Por otro lado, a aquellos que no pueden estar presentes, les recomiendo que en silencio hagan una oración de corazón, dirigida al alma del ser que se va, dando gracias por todo lo compartido en vida, porque respetan la decisión de no haberlos elegidos para que verlos fallecer.

Anuncios

Cuando un niño muere


                                                               

 

 CUANDO UN NIÑO MUERE

 

Mucho he escrito, mucho he conocido y poco les he contado sobre un tema que ronda mucho en mis lecturas. En mi camino como médium-psíquico que soy, me he topado con una serie de espíritus que me han hecho conocer otra parte del cielo que no conocía. Este nuevo tema que hoy les presento, es uno que cada día que pasa se va volviendo más controversial para mí, y que hoy quiero compartir con todas y todos ustedes.

 

Hola a todos, mi nombre es Bhagavan Vásquez, y en esta nueva oportunidad, les hablaré sobre algo polémico, les relataré “CUANDO UN NIÑO MUERE”.

 

A lo largo de mi camino espiritual como médium-psíquico, se ha vuelto algo natural para mí, toparme con espíritus que siempre quieren comunicarse con sus seres queridos vivos, y sin importar donde me encuentre o con quién esté; siempre habrá algún espíritu al cual me veré obligado a comunicar.

Lo más increíble para mí ha sido siempre que, no importa la edad, raza, nacionalidad, distancia o incluso el tiempo de muerto que tenga el espíritu, siempre me podré comunicar con ellos. Esto definitivamente me ha hecho conocer infinita cantidad de espíritus alrededor del mundo.

Ahora bien, dentro de toda esta variedad de espíritus, me he topado muchas veces en varias lecturas grupales e individuales, con espíritus de niños, sí, así como lo has leído, espíritus infantiles, que en muchas lecturas están rondando por el lugar. De estas experiencias, tengo muchas anécdotas, pero claro, trataré de contar las más impactantes para mí.

 

Recuerdo que la primera vez que vi el espíritu de un niño, estaba yo recién llegado a la ciudad de Mérida-Venezuela; habíamos llegado mi familia y yo al pueblito de Tabay. Estábamos por almorzar en el antiguo restaurante “La mamma due” el cual, contaba con un hermoso jardín interno lleno de muchas flores, las mesas del lugar estaban distribuidas tanto en la parte interna, como en la parte externa (en el jardín). Lo cierto es que, por razones que ahora no recuerdo, decidimos sentarnos en las mesas que estaban en el patio.

Todos decidimos ordenar nuestros respectivos platos de comida, mientras esperábamos, hablábamos sobre el viaje, lo que habíamos visto en el camino y lo que haríamos al día siguiente. En medio de la conversación me empecé a sentir incómodo y angustiado, no sabía exactamente porque, solo tenía muchas ganas de llorar sin ningún motivo; mi familia me observo y me preguntaron si todo estaba bien, a lo que les respondí que sí, pero que debía moverme un poco, por lo que me levante de la silla y recorrí el jardín.

Recuerdo que estaba observando unas rosas (flores que realmente amo) y escuche a un niño riendo, me pareció extraño debido a que el único grupo grande que estaba en aquel restaurante era el de mi familia, y no había niños. Cuando logre enfocar donde se encontraba aquel niño, me di cuenta que estaba cerca del rosal en el cual me encontraba yo; recuerdo claramente que era un niño moreno, de unos cinco años de edad y llevaba un peluche en su brazo, el niño me miro e inmediatamente me sonrió, al acto siguiente se me acerco y me preguntó: ¿tú puedes verme?, definitivamente quede impactado, no sabía que responder y menos como actuar con un niño fantasma, al siguiente momento, el niño volvió a hablarme y esta vez simplemente me dijo: “me llamo Juan Pablo, y mi mamá está sentada allá hablando con su amiga, y necesito que le digas que estoy bien y que no quiero que me llore más”, mentalmente le dije que intentaría hablar con ella, pero que sería difícil para mí, puesto que esto de hablar con espíritus y comunicarlos con los vivos era algo realmente nuevo, a lo que él respondió: “tranquilo, mi mami entiende todo esto, y ha estado pidiendo una señal, algo que le diga que yo estoy bien y tú definitivamente puedes ser esa señal.”

Al volver a la mesa, mi tío me pregunto si todo estaba bien, a lo que le conté lo que había visto y lo que se supone que debía hacer, mi familia hizo silencio y mi tía Margarita me dijo, que debía ayudar a ese niño a tener paz, en ese mismo momento mi tío se paró de la mesa y se acerco a donde estaba la madre de la criatura y la convenció a ella y a su amiga a que se acercaran a nuestra mesa,-es importante aclara de que sentí mucho miedo, como ya lo le había dicho al niño, en ese momento no estaba acostumbrado a dar mensajes del más allá- la madre se presento, su nombre era Mayra y quería saber exactamente cuál era la urgencia de que ella y su amiga se acercaran a nuestra mesa, a lo que le respondí: mi nombre es Bhagavan y pues tengo un don muy especial, puedo ver y hablar con espíritus, a lo que la señora se me quedo mirando con rostro de incredulidad y luego paso su mirada por todos los que estaban acompañándome en la mesa, luego volvió a mirarme y me dijo: ok, tienes toda mi atención. La invite a sentarse, pero ella se rehusó y no me quedo de otra que empezar a transmitir el mensaje que tenía para ella, inmediatamente Juan Pablo apareció y se colocó a mi lado, mirando a la señora le pregunté: ¿usted perdió un hijo, cierto? ¿Y éste tenía 5 años cuando este falleció, cierto? los ojos de la Mayra casi se salen de la cara e instantáneamente de un solo sopetón se sentó, ésta empezó a llorar, a lo que Juan Pablo me dijo: dile a mami que no llore, que yo la quiero mucho y que no me gusta verla llorar, dile que estoy feliz y que estoy con abuelito, dile que de este lado todo es más hermoso y colorido, dile que juego con otros niños y que logro escuchar cada palabra que le dice a la foto que tiene a lado de su cama, dile que puedo escuchar como abuelita ora por mi y por los otros, y dile que nunca me he ido. Transmití lo que el pequeño me decía, mientras su madre entre llanto y sorpresa escuchaba, luego el niño volvió a hablar: dile que necesito que me suelte, que ya no quiero que me llore más, dile que mi corazón está bien, que ya no duele y que debe continuar y volver a sonreír. Debo confesar que no sabía si continuar, por lo que le pedí al niño que diera unos segundos para que su madre pudiera asimilar todo lo que le había escuchado, luego su madre al reponerse, me dijo: me gustaría saber si puedo hacer algo por él, si quiere que le diga algo a su padre o si necesita algo más de mi, a lo que el niño respondió: –Dile a papá que no fue su culpa y que hizo lo humanamente posible para mantenerme con vida y dile a ella que ya ha hecho mucho por mí, gracias por haberme dado la oportunidad de haber tocado este plano físico, porque fue una gran experiencia-.  La madre simplemente dijo: “gracias a ti”.

Finalmente el niño me dijo: gracias por hablar con mi mami, y dile que mi osito se lo de a la primita, dile a mami que la quiero mucho y que siempre que me necesite ahí estaré cuidándola y guiándola. Luego el niño le lanzo un beso y simplemente cruzo, le di este último mensaje a Mayra y ella empezó a llorar de alegría, y dijo: “justamente tenía en mente preguntarle, qué hacer con Poh (el oso), solo que no entiendo lo de la primita, ya que ninguno de mis hermanos menores tiene hijos; a lo que le respondí: -esperemos y veremos-.

Ese día terminó bien, al final la comida estuvo muy buena y me sentí realmente feliz de haber podido ayudar a aquel niño a comunicarse con su mamá. Lo ultimo que supe de Mayra fue que, iba a ser tía y que estaba feliz por ello, porque sabía que JuanPa estaría vigilándolo todo desde el cielo.

 

Esto definitivamente me permitió desde ese día comprender que los espíritus de los niños también tienen muchas cosas que decir, y que lo que más desean es que sus padres sepan que ellos están en la luz y están en paz.

en-el-cielo

                                                     

 

  LA NIÑA DE LA UNIVERSIDAD

 

Es importante para mí acotar que, a pesar de ser un médium-psíquico, también tengo una vida normal como cualquier otra persona, por lo que estudié  hotelería y servicios de la hospitalidad en el Hotel Escuela de Los Andes Venezolanos (CUHELAV). Tener un don como el que poseo siempre ha sido una gran responsabilidad, y en la universidad puedo decirle que muy pocas personas sabían que yo era un médium, todos sabían que me gustaban los temas espirituales y que de cuando en vez me descubrían hablando solo, pero en definitiva muy pocos sabían a lo que me dedicaba.

Recuerdo que estaba en segundo semestre, cuando nos pidieron apoyo con un tema un poco delicado, al parecer la hija de una profesora estaba un poquito enfermita y necesitaban donantes de sangre; -debo confesar que nunca me han gustado las agujas-, muchos empezaron a anotarse para ir a donar y de repente la voz de mi guía espiritual me hablo y me dijo: “es importante que vayas, aunque tengas miedo ve”, normalmente siempre discuto un poco con mi guía, éste me hace hacer cosas que muchas veces no me gustan por miedo o por terquedad mía, pero en esta ocasión sonaba muy importante, así que decidí anotarme para ir al donar.

Al día siguiente, nos llevaron al hospital a donar sangre, por lo que me lleve mis audífonos –como médium me he visto obligado, a usar audífonos cada vez que visito lugares donde sé que habrán muchos espíritus­- al llegar a nuestro destino, entramos y nos hicieron esperar en una sala cuyas paredes eran de un color azul cielo muy desgastado –nunca he entendido porque si un hospital es un lugar de sanación, mantienen colores tan feos y frios-, ahí nos fueron pasando de uno en uno para extraernos nuestra sangre, recuerdo que fueron los minutos más lentos de mi vida, no sabía que me estresaba más, si el hecho de que me fueran a sacar la sangre y sentir como la aguja penetra mi piel o el simple hecho de sentir a los espíritus que rondaban la sala, lo cierto es que, una vez que todos pasamos y donamos, nos hicieron esperar unos segundos para despedirnos de la profesora y de su hija, esta a los pocos minutos pasó y nos agradeció. Realmente, me sentí muy feliz de lo que estaba haciendo a pesar de que como ya les conté, no me gustan las agujas, pero les juro que en ese momento, me sentía orgulloso de mí mismo.

Por una u otra razón, logramos ver cuando estaban pasando a la niña a otro piso, y nunca olvidaré lo que vi, mientras la trasladaban de un piso a otro, junto a su camilla la acompañaba lo que yo denomino un “buscador”,  esto son seres con forma humana y vestidos completamente de negros, pero en el caso de los niños el color de sus ropas cambian a beige; los “buscadores” no son ni buenos ni malos, solo cumplen su labor de ayudar a los espíritus a cruzar a la luz.

La camilla paso junto a nosotros, y junto a ésta, un buscador. Al ver esto, me sentí realmente muy triste, por experiencia he sabido que cuando alguien va a fallecer estos seres aparecen. Lo único que pude hacer, fue guardar silencio y orar mientras íbamos de regreso a la universidad. Eso fue un día viernes, recuerdo que pasó una semana antes de volvernos a enterar sobre este caso, y cuando nos informaron, fue a través de un correo que decía que la niña había fallecido. Insisto, uno de las cosas más fuertes de ser médium es que cuando recibimos una información de este calibre, debemos guardar silencio.

Los días pasaron y nos hicieron prestar apoyo como protocolo, para el funeral de la criatura, estando en la iglesia, mientras le cantaban y otros lloraban, logre ver el espíritu de la niña la cual se mantenía al lado de su madre, quién supongo estaría deseando que todo aquello fuese una simple pesadilla, de la que pronto despertaría. El espíritu de la niña nos acompaño hasta que todo el ritual fúnebre culmino, todos empezaron a dispersarse y los estudiantes regresamos a la casa de estudio nuevamente. Yo continué avanzando en mis estudios, me fui de pasantías y mi mundo de estudiante continuaba, pero de vez en cuando me topaba con el espíritu de la niña, la cual rondaba por la universidad jugando y cantando; la gran mayoría del tiempo la pequeña niña estaba donde la madre estuviera, y al parecer nunca se daba cuenta que yo la podía ver, hasta que un día por una extraña razón mientras yo desayunaba en el restaurante, la pequeña se me acercó y me preguntó: ¿tú me puedes ver?, debo confesarles que quise fingir que no la veía, no porque no quisiera transmitir el mensaje, si no que no sabía si su mamá estuviera preparada para recibir el mensaje, y no solo eso, si no el hecho de que no sabía si creyera en lo que hacía; así que decidí no responderle a aquella niña. Era un poco frustrante, debido a que por la causa de nuestro pequeño encuentro, la niña empezó a seguirme para que hablara con su mamá.

Recuerdo que mientras pasaban los días y sin importar lo que hiciera, cada vez que me topaba con ésta criatura, el mantenerla a distancia, no era tarea fácil.

Lo cierto es que, cuando me encontraba en quinto semestre, recuerdo que me tocó ir en la mañana, a entregar unos documentos en el área de pasantías en la universidad; lo que ocurrió a continuación me sorprendió. Para que todos sepan, el Hotel Escuela de Los Andes Venezolanos cuenta con una rampa, en caso de que no quieras utilizar las escaleras para llegar a los pisos superiores, la cuestión es que mientras subía por la rampa, en uno de los pisos, la niña se me apareció. Recuerdo que tenía un vestido muy bonito puesto, y sonreía como siempre, mentalmente escuche que me dijo: “Mi mami viene subiendo por las escaleras, necesito que te comuniques con ella y le hagas saber que no la quiero ver más triste, quiero que vuelva a ser la misma mamita que era, la que me cantaba y jugaba conmigo.”  Realmente, fue difícil para mí aceptar transmitir el mensaje, pero al final accedí, le dije: “Ok, acepto, pero deberás ayudarme, para que ella sepa que eres tu”, a lo que ella con una sonrisa aceptó.

 

A los pocos segundos, apareció por las escaleras la madre, la cual me miro y me sonrió amablemente acompañado de un buenos días, inmediatamente me acerque y le dije que necesitaba hablar con ella, ésta educadamente acepto y me prestó toda su atención, yo le dije: buenos días profesora Marval, mi nombre es Bhagavan Vásquez y estoy en quinto semestre, y no solo eso, si no que poseo un don muy especial, yo puedo ver y hablar con espíritus, la profesora solo miraba atónita, y agrego: lo sé hijo, he leído muchas cosas de las que escribes, y últimamente he querido hablar contigo, pero realmente no se ha dado la oportunidad. –En serio, no saben lo relajado que me sentí al escuchar lo que ésta mujer me acababa de decir-, en ese momento apareció la niña, y me dijo: dile a mami que estoy aquí, instantáneamente miré a la profesora Marval y le dije: profe, su hija Nathaly está aquí con nosotros; la madre me miró con ojos de sorpresa y asentó con la cabeza, en ese momento la niña empezó a hablarme, dile a mi  mami, que estoy bien y estoy en la luz, ya me curé, dile que siempre la escucho en la noche cuando llora y en el día cuando algo la hace recordarme y dice: “mi chiquita,” quiero que sepa que estoy agradecida por todo lo que hizo por mí, fue una super mami y quiero que recuerde las cosas bonitas y no tristes, y dile por favor que, gracias por las flores y sobre todo por los globos. En ese momento, la profesora hizo un sonido de sorpresa y me dijo: oh por Dios, no puede ser, seguidamente saco su teléfono y empezó a buscar una imagen, mientras decía: este fin de semana fui al cementerio como siempre lo hago, le lleve flores,  pero esta vez fui sola y le lleve esto… -créanme, hasta yo mismo me quede atónito-  la profesora me mostró en su celular, las fotos de los globos que le había llevado. Me dijo, solté uno por cada año que tenía y estaba sola, es imposible que tu hayas sabido eso.

Luego de ese momento, Nathy ya estaba lista para cruzar, solo agrego: dile a mi mami que la amo mucho y que siempre estaré con ella; mentalmente le respondí que lo haría, y que por favor ya no me persiguiera por toda la universidad. La niña soltó una leve risa, le dio un beso a su madre y desapareció.

 

Con todas éstas experiencias con niños fantasmas, he ido aprendiendo que cuando muere un niño es un suceso muy fuerte y trágico para todos los involucrados, debidos a que los padres tienen expectativas de que sus hijos crezcan y lleguen tan lejos como cualquier otro niño en el mundo; y es muy difícil para los hijos, ver a sus padres sintiéndose derrotados, deprimidos e infelices por su muerte, y más difícil es no saber qué hacer para poder ayudarlos. Sin embargo, como hemos podido leer en éstas experiencias antes contadas, los espíritus de estas criaturas van a un lugar hermoso y lleno de luz, se encuentran con muchos familiares que están en el más allá y sobre todo, los espíritus de los niños no quieren que los lamenten, más bien quieren que los recuerden como eran y como siguen siendo, alegres, tremendos y vivos.

Grupo de Almas


Grupo de Almas

 

Durante mi trabajo como un médium-psíquico, son muchas las ocasiones en las cuales me topo con personas, que me relatan que en ocasiones han conocido a otras personas con las cuales sienten una gran conexión, siendo esa la primera vez que la ven. Mis pacientes en consulta me cuentan que el vecino, el hermano/a del amigo o incluso un niño, siendo la primera vez que le conocen les atrapa de una manera fantástica e inexplicable.

Esto va ocasionando grandes incógnitas tales como, ¿Es posible que podamos sentir una conexión con una persona ajena a nosotros o que apenas le estamos conociendo? ¿Es natural sentir reconocimiento de vida con aparentes “extraños”? ¿Por qué? ¿Qué nos hace sentir tan cercanos a alguien que apenas estamos tratando?

 

Hola, mi nombre es Bhagavan Vásquez y en este nuevo artículo les hablaré sobre un tema el cual es denominado por muchos sabios y ahora por mí persona como, GRUPOS DE ALMA.

 

Es impresionante como va transcurriendo el tiempo, como puedo ir releyendo cada uno de los pocos artículos que he publicado en esta página y observar su transformación y no solo eso, si no la trascendencia de mis conocimientos de un tiempo para acá, en dichos temas.

En este caso, les hablaré de un tema un poco complejo para muchos y fascinantes para otros, y es el hecho de esa sensación, que todos hemos vivido en algún momento de nuestras vidas, en las cuales nos encontramos con personas con las que sin ninguna razón aparentemente lógica, percibimos que ya le conocemos.

Son infinitas las ocasiones en las que muchas personas acuden a mis lecturas y me cuenta que estando en la calle, o en un supermercado o incluso en alguna reunión de amistades se tropiezan con alguien con la que sienten una sensación de conocerle, una sensación tan profunda que pueden llegar a sentirse confundidos, empezando a buscar en sus recuerdos el lugar, día o incluso año en la que le vieron, haciendo un gran esfuerzo que al final no tiene ningún resultado.

 

Lo cierto es que durante mi recorrido de vida como médium-psíquico que soy, he aprendido de los espíritus, que ese sentimiento de reconocimiento de vida que percibimos con alguien que apenas conocemos, es algo que en el mundo de los espíritus es denominado como GRUPO DE ALMAS.

 

 

Cuando el espíritu esta por encarnar en este plano físico, hace una selección previa y convenio con aquellas almas que le acompañarán y le ayudarán durante su proceso de reaprendizaje en la tierra. Dicho convenio tiene estipulado los papeles o parentescos que cada uno tendrá durante su estadía en la tierra, así como los procesos kármicos que deberán experimentar y sanar, el tiempo de duración presencial que tendrán en la vida física y emocional de cada alma del grupo. Así mismo, habrán almas que decidan integrase en dicho grupo, pero la diferencia será que éstas no compartirán algún proceso con las otras almas, dichos espíritus muchas veces irán solo como observadores o comodines momentáneos, y harán presencia en las vidas físicas de dichos almas como estrellas fugaces. La armonía física de dicho grupo de almas, estará regida por los procesos kármicos que éstas decidan traer a la tierra, así como también los vehículos vivenciales que deban ser experimentados para sanar dichos karmas. También, es importante para mí acotar, que la duración en tiempo –que éste no es más que una ilusión de este plano físico- es completamente incalculable, así mismo como el conocimiento preciso de quienes son los integrantes de dicho grupo o el tamaño del grupo.

 

 

Cuando en el grupo de almas los espíritus que lo conforman han trascendido sus conciencias, al desencarnar, éstas almas regresan al plano espiritual, para reunirse con otras almas y de este modo lograr reanalizar si es necesario o no el proceso de reencarnación al plano físico; o si bien, el espíritu está preparado para transitar junto a otras almas por otros planos o dimensiones espirituales.

Durante mi camino como médium-psíquico, mis guías espirituales me han brindado la oportunidad de reconocer algunos espíritus que conforman mi grupo de almas, por medio de información que recibo a través de las meditaciones que realizo. Entre ellos están tres (3) grandes amigos que desde el primer día en que los conocí tuve la posibilidad de saber que venían compartiendo junto a mí, desde vidas pasadas. El poder conocer esta información, me permite sanar de una manera más consciente, todos aquellos procesos kármicos que mi espíritu ha decidido traer en la maleta, para poder reaprender en este plano físico.

Es por esta razón que hoy les propongo observar a cada persona que les rodea, y recordar que ninguna de ellas ésta a tu lado por mera coincidencia, si no que desde el momento en el cual tu espíritu decidió acceder a esta gran escuela llamada tierra, estas personas decidieron junto a ti, vivir la mágica experiencia de vida llamada SER HUMANO.

Mediums Vs Brujos


Mediums vs Brujos

Ser un médium-psíquico me ha permitido viajar y conocer a muchas personas, es realmente impresionante como mi vida ha cambiado desde que descubrí mi don o mejor dicho, desde que me hice consciente de dicha habilidad; sea como sea, ha sido una gran experiencia de la cual siempre estaré agradecido.

No les mentiré, no ha sido fácil y más cuando en Venezuela -hermoso país del cual estoy orgulloso de haber nacido- no existe una consciencia sobre el mundo de médiums, debido a que al ser una nación de costumbre y culturas mezcladas, uno de los grandes retos ha sido hacer entender a las personas que ser un médium-psíquico NO TIENE NADA QUE VER CON SER SANTERO O PALERO O ESPIRITÍSTA, y les confieso…NO HA SIDO NADA FACIL.

Hola a todos, mi nombre es Bhagavan Vásquez y este nuevo artículo se llama Médiums vs Brujos.

No tengo nada en contra de las creencias de otras personas, realmente me considero un ser humano con una mente abierta –tal vez por mi don, que me permite ver más allá de lo que otros ven-, pero en fin, sea como sea, estoy siempre abierto a nuevos conocimientos; en lo único que no estoy de acuerdo es que las personas utilicen mal los términos, y es algo que sucede siempre y más con este tema del mundo de los médiums.

En Venezuela por ser un país tan cosmopolita y sobre todo por sus antecedentes históricos, se ha tenido la visión de que una persona bruja (santera, palera o curandera) es un médium o tiene que ver con el mundo de los médiums; algo que sin ninguna duda me parece una ofensa y sobre todo un completo error.

En muchas de mis sesiones o lecturas grupales, son muchas las personas que vienen a mí a preguntarme ¿cuál es la diferencia entre un médium y un brujo? a lo que mi respuesta siempre ha sido: existen dos tipos de espiritismos, el tradicional europeo, donde encontraremos a los famosos videntes y mentalistas del mundo, los cuales usaban cartas de tarot, bolas de cristal, métodos de hipnosis y del lado de los médiums, las famosas mesas movibles, la escritura automática, la psicometría y los prestadores de cuerpo o mejor conocidos como médiums físicos; todos estos pertenecientes al espiritismo europeo.

El otro es el espiritismo latinoamericano, donde encontraremos a los famosos “brujos” (santeros, paleros y curanderos) que utilizan toda clase de medios para poder lograr y tratar de comunicarse con sus deidades, las cuales pueden “supuestamente” ayudarles a predecir el futuro y conectarse con alguno que otro espíritu.

Lo cierto es que, de un tiempo para acá, se han confundido los términos y las diferencias, ya que por lo menos en muchos países de latinoamérica, pero hablando específicamente de Venezuela, no existe mucha información con respecto al mundo de los médiums, provocando que muchas personas siempre lo asocien con todas esas loqueras de brujos, curanderos y Dios sabe que más.

Es importante para mi resaltar, que un médium es una persona que nace con la habilidad de poder comunicarse con altas esferas o niveles espirituales y de este modo, logra decodificar y entregar mensajes de los espíritus del más allá, lo más claro y preciso posible, para aquellos familiares vivos. La mediunidad, es una habilidad que muy pocos poseen, es por ello que se dice que muchos médiums podemos ser videntes o psíquicos, pero muy pocos videntes o psíquicos pueden ser médiums; ya que es una capacidad que no puede ser desarrollada así como así.

En este mismo sentido de ideas, el médium siempre se comunicará con seres de luz que se encuentran en altas esferas celestiales y su primer objetivo como médium será, enseñar a sus sequitos a conectarse siempre con la luz y el amor, pero sobre todo a confiar y conectarse con la suprema fuente (Dios, Allah, Heova, Yaveh, Yah, Cristo, Krsna, Divinidad, Energía o como quieras y prefieras llamarle); un médium no necesita otro medio para conectarse con los seres del más allá y sobre todo no posee poderes mágicos capaces de controlar la materia y menos practica ningún tipo de magia o vudú, al menos que sea la magia del aquí y el ahora, del perdón y la del amor incondicional; siendo un médium es solo eso, un medio o canal para que dos mundos se puedan comunicar, en perfecta armonía y desde la luz.

Ahora bien un “brujo” es una persona que necesita algún tipo de medio (tabaco, caracoles, santos, entre otros) e incluso alguna bebida espirituosa (alcohol), para tratar de comunicarse con “el mundo espiritual.” Los brujos aseguran poseer poderes mágicos –cosa que a mi parecer no es verdad- que les permiten controlar o dominar la materia a su antojo. A través de las experiencias y relatos que me cuentan mis pacientes, un brujo presta su cuerpo para que alguna deidad o santo se introduzca en su cuerpo y por unos minutos puedan hablar con los vivos, cabe acotar que la gran mayoría de esos santos pertenecen a unas llamadas cortes, como la corte malandra, la corte de los don juanes y así sucesivamente (todos ellos personas que en vida vivieron una serie de situaciones caóticas y que por alguna razón terminaron siendo santo de la devoción de dichos brujos). Los espíritus de estas personas, se encuentran en niveles energéticos muy densos, hecho que les imposibilita el poder ayudar a los vivos, por su parte las sombras pueden hacerse pasar por ellos y jugar y burlarse de aquellos que les invocan.

Como un médium-psíquico que soy y a través de las comunicaciones que realizo con el más allá, puedo asegurarles que  en el mundo de los espíritus ningún ser puede hacer que ocurran cosas malas, y menos nadie puede montar muertos o algo por el estilo ya que los espíritus cuando pasan a la luz están siempre en constante amor, constante luz y constante paz.

Entonces, ¿existe diferencia entre los médiums y los brujos?, absolutamente si, la mediunidad  es una habilidad con la que nacen algunas personas y la brujería simplemente una práctica poco fiable.


Espíritu atado a la tierra

Desde muy pequeño siempre me sentí diferente a todos los demás niños, siempre veía cosas que los demás niños no podían ver y que los adultos no comprendían; desde muy pequeño sabía que no estaba solo, ya que sin importar a donde fuera siempre había alguna persona que por alguna razón muy extraña se dirigía a mí con una sola pregunta ¿tú puedes verme?

Hola mi nombre es Bhagavan Vásquez y en este nuevo artículo les hablaré sobre lo que son los espíritus atados a la tierra y los espíritus que están en la luz.

 

Es increíble aún para mí, que a pesar de que sé que soy un médium psíquico, sin importar a donde vaya, siempre me topé con algún espíritu al cual deba ayudar, transmitiendo su mensaje a sus familiares físicos.

Y es que sin importar donde me encuentre sea que vaya al supermercado, a la farmacia, a la universidad o incluso a alguna reunión con amigos, siempre me topé con espíritus; y es en este preciso momento donde muchas personas me preguntan ¿cómo son?, ¿qué hacen? y ¿dónde se encuentran?, lo que para mí se ha vuelto una necesidad, explicarles el funcionamiento de mi habilidad y como y cuando me comunico con ellos.

Cada vez que me comunico con el más allá puedo ver a los espíritus que se encuentran en la luz y que a diferencia de otros médiums, yo solo recibo los mensajes de aquellos que han cruzado a la luz. No obstante, en muchas ocasiones me he comunicado con espíritus que no se encuentran del otro lado (la luz) sin no con aquellos que aún se mueven entre nosotros, y que por alguna razón o asunto sin resolver, no han podido cruzar; y es a estos espíritus a los que yo denomino espíritus atados a la tierra.

Los espíritus atados a la tierra son almas que rondan a nuestro alrededor y cuyas muertes han sido muy trágicas, produciendo que aquellas cosas que tenían que resolver quedaran inconclusas y esto les impida seguir y cruzar. La gran mayoría de las situaciones  o asuntos que no los deja cruzar, son problemas no sanados en la familia, cosas por entregar, miedos, viajes sin terminar (cuando estos mueren en accidentes), familiares que los lamentan demasiado e incluso apegos a cosas materiales; ya que a pesar de que estos factores parezcan insignificantes, producen que los espíritus no puedan cruzar y se queden penando o como yo digo transitando en este plano, hasta que de un modo u otro consigan resolverlos y finalmente cruzar al más allá.

Por su parte y a diferencia de los espíritus atados a la tierra, los espíritus que están en la luz, son almas que han logrado transitar y atravesar al otro lado, son espíritus más despiertos cuyos procesos han sido sanados y nada los ata a este mundo físico; en mis lecturas son muchos los espíritus que están en la luz y  que brevemente y en lo poco que les permiten revelar, me han explicado como es el otro lado. Ellos me han dicho que es un lugar de mucha luz y paz, donde se observan colores inimaginables para el ser físico y cuyas vistas son incomprensibles para la conciencia humana, de aquel lado se respira aires armónicos y una vez que te encuentras de aquel lado no deseas regresar.

 

Los espíritus que están en la luz, pueden ayudarnos cuando más necesitamos ayuda, a través de inspiraciones o señales que nos guían para que logremos lo que anhelamos para nuestro bienestar y equilibrio físico, mental y espiritual. Los espíritus que moran en la luz, pueden protegernos y ayudarnos a transitar en nuestro proceso, todo esto lográndolo y basándose en una de las primeras normas del otro lado que es “respetar el libre albedrio de cada ser humano”. Son muchas las veces que me he topado con personas que al verlas y al conectarme con sus seres queridos que están en el más allá, descubro que han sido ayudados o protegidos por sus familiares.

En una oportunidad, recuerdo que una paciente llamada Victoria me invito a una reunión familiar que realizaría su mejor amiga Valentina -a todas estas me supuse que ella ya les había comentado a todos o específicamente a su mejor amiga sobre mi don y por ende aceptaron invitarme-  lo cierto es que al llegar a su casa, intente ser lo más “normal” posible, quise llegar como un invitado más, pero créanme se me hizo imposible, al acto siguiente el papá de Valentina se me apareció y me pidió que la comunicara con su hija, -algo que sin duda y dada la ocasión trate de manejarlo de manera asertiva- por un rato trate de guardar silencio y de no decir ni dar señal alguna de lo que me estaba ocurriendo, participaba en las conversaciones y a su vez escuchaba los mensajes que me daba el papá de Valentina; finalmente al no poder soportar más, tuve que hablar. Cerré mis ojos, respire y luego mire a Valentina y le dije: Sé que no nos conocemos mucho, pero soy un Médium-Psíquico y tu padre me está hablando ahorita, él quiere que te diga que te ha estado ayudando y que sufriste un accidente y él estuvo en todo momento protegiéndote. Al acto siguiente –después de mirarme con cara de que me había escapado de un sanatorio- Valentina rompió en llanto y me rectifico todo, nos dijo que su padre había muerto 10 años atrás y que 6 años después de su muerte ella tuvo un fuerte accidente automovilístico donde sin razón alguna ella no quedo lesionada, simplemente el puesto donde ella iba se volvió una celda que no permitió que nada le ocurriera, muchas personas en el hospital le decían que algo o alguien la quería mucho y la protegió ese día.

Su padre riendo me transmitió mentalmente que había sido él y que siempre lo haría, ya que sin importar que él estuviera en el más allá, siempre la cuidaría a ella,  a sus nietos y futuros bisnietos.

 

Así como el padre de Valentina que estando en la luz me pidió que le entregara un mensaje a su hija, diariamente muchos espíritus vienen a mí para que los ayude a transmitir sus mensajes y de este modo estos puedan continuar con su camino en el otro lado. En este mismo sentido, y como la anécdota anteriormente contada, en mi camino me he topado con otras situaciones similares, pero con espíritus atados a la tierra.

Recuerdo que en agosto del 2013, me encontraba de viaje en la ciudad de Puerto Ordaz y después de salir de una entrevista con mi amiga Adriana Cordero que tiene un programa astrológico en la televisora local, me llamo al teléfono una chica que se escuchaba muy desesperada y la cual solicitaba mi ayuda con su nueva casa, ella se llamaba Elsy y se había mudado a su nueva casa, pero pasado un par de meses empezó a tener problemas para dormir en la misma y creía que podría tratarse de una actividad paranormal, le dije que no me contará más y que la ayudaría.

Al día siguiente recuerdo que me pare temprano y realice una meditación, luego me aliste y me dirigí a la casa de Elsy, ella vivía en una residencia llamada Loma Linda, al llegar me encontré con una casa grande con amplio jardín, al tocar a la puerta me recibió una joven de más o menos unos 36 años cuyo rostro mostraba mucha luz, de inmediato esta me sonrió y me hizo pasar. Nos dirigimos a la cocina donde muy amablemente me ofreció un café (algo que no les negare, no pude rechazar), en fin, cuando atravesamos la sala pude observar que habían juguetes tirados en el suelo lo que me indicaba que Elsy tenía hijos.

Dije: -Por lo que veo tienes hijos, y rápidamente esta me respondió: -si tengo dos hijos, Diego y Fernando, son mis dos soles-, mi intuición me decía que algo faltaba, no concebía que una joven como ella fuera madre y estuviera sola, pero fue en ese mismo momento donde al mirar atrás de Elsy observe parado a un hombre alto, de tés clara y con muchos moretones y algo de sangre en el rostro, inmediatamente y mentalmente le pregunte ¿quién era? y este me respondió: -estoy confundido, no sé qué me ocurrió, estaba manejando y todo se puso obscuro-; rápidamente le pregunté, ¿cómo te llamas? a lo que él respondió: -Richard, mi nombre es Richard-; al escuchar esto en cuestión de nano segundos fui trasladado a un accidente automovilístico, vi muchos flashes e imágenes, vi unos regalos y un pasaje de avión que iba de Miami-Estados Unidos a Venezuela, todo esto me mareo al punto que tuve que sentarme e inmediatamente Elsy me sostuvo y me ayudo a llegar al asiento más cercano a mí, respire y le conté todo lo que vi y lo que aquel espíritu me estaba mostrando, Elsy empezó a llorar y me abrazo, me dijo que su esposo Richard había muerto hace ya un año exactamente en un accidente automovilístico, este estaba llegando de Estados Unidos de cerrar un negocio importante allá y venía con regalos para los niños, me dijo: él llegaba primero a Caracas y luego viajaría a Puerto Ordaz y así lo hizo, pero en el viaje de Caracas-Puerto Ordaz empezó a llover y algo ocurrió con su carro, el vehículo patino, se volcó y este murió instantáneamente.

En ese preciso instante Richard comenzó a hablar, decía: -ya lo recuerdo, estaba lloviendo muy fuerte y la carretera casi no se veía, venia escuchando música, pero realmente estaba muy cansado y ni la música me estaba manteniendo despierto, lo siguiente que recuerdo fue que caí en un hueco y el carro empezó a patinar, dio muchas vueltas y al siguiente acto el carro se voltio, y chocó contra un cerro, pero ya para ese momento yo observaba como espectador, no sentí dolor, al ver mi cuerpo aplastado por el carro ya no sentía que ese traje me pertenecía, me sentía indiferente como que no tuviera nada que ver con esa situación. Elsy con lágrimas en los ojos escuchaba en silencio todo lo que yo le transmitía de su esposo Richard, este nos dijo también que estuvo buscando a Elsy y a los niños en la vieja casa, pero no los encontró, lo que le preocupó mucho y cuando pensó en ella apareció en la casa nueva, sin entender cómo ni que hacía exactamente en ese lugar tan desconocido para él. Más tarde al ver a Elsy intento comunicarse con ella de muchas formas, pero esta no le escuchaba, eso le producía impotencia y frustración, hasta que al darse cuenta de que yo lo podía ver y hablar con él, decidió comunicarse ella.

Richard le pidió perdón a Elsy por haberla dejado sola y con tantas responsabilidades, esta le dio gracias por todo lo bueno y lo malo que vivieron y finalmente le dijo: -Siempre te amare Richard.

Más tarde Elsy y yo realizamos una visualización donde veíamos a Richard pasar a la luz de la mejor y más elevada manera, realizamos una oración y Richard cruzo. Desde ese entonces, la vida de Elsy cambio y lo más importante fue que volvió a dormir sin ningún problema.

Como pudimos ver, para que un espíritu atado a la tierra pase a la luz solo se necesita que este cierre sus ciclos con aquello que aún lo mantiene en este plano, para que siga avanzando del otro lado en su crecimiento espiritual; muchos espíritus logran avanzar por si solos, otros a través de sus guías espirituales y otros por medio de algún médium bien sea físico o psíquico. Para ayudarlos, podemos:

 

 

  • Realizar oraciones para que los guías espirituales del espíritu le ayuden a cruzar.

 

  • Realizando ho´oponopono, técnica que ayuda a trabajar los procesos internos con el familiar fallecido y de este modo lograr liberarlo.

 

  • Haciendo una carta de perdón y de agradecimiento dedicada al o a los familiares difuntos

 

Como estas y otras técnicas de sanación personal, pueden utilizarse para ayudar a un espíritu a cruzar al más allá. Recuerden siempre que, mientras más luz les enviamos a nuestros seres queridos y a nosotros mismos, más rápidos se sanan nuestros procesos, permitiéndonos de este modo evolucionar y conectarnos más rápido con la fuente de luz y amor.

 

 

El Aura


El aura

Durante mi recorrido en este camino espiritual como Psíquico-Médium han sido varias las ocasiones en las que me he encontrado con niños, adolescentes e incluso adultos que me confiesan, tener alguna extraña habilidad que les permite percibir o ver ciertos colores que las personas de sus entornos poseen, estos colores o destellos de luz, los logran ver alrededor de todo el cuerpo, colores que según ellos varían según la persona.
Muchas de estas personas me han pedido, que como psíquico-médium les dé una explicación de ¿Qué tipo de capacidad poseen? ¿Qué es lo que están viendo? ¿Por qué varían los colores que ven en las diferentes personas que tratan? ¿Cómo controlan lo que están percibiendo? y ¿Cómo pueden ejercitar dicha capacidad?.

Debido a estas incógnitas, he decidido en esta ocasión hablarles un poco de esos colores que sin duda alguna, sé que muchos ven, colores que son energía, energía que produce nuestro espíritu y la cual lleva por nombre “Aura”.

Hola, mi nombre es Bhagavan Vásquez y en esta oportunidad les hablare de un nuevo tema, un tema al cual yo llamo: “El Aura, la energía del alma”.

Etimológicamente la palabra Aura, proviene del latín y este a su vez proviene del griego Ayra (soplo de aire, brisa o viento), y para muchos científicos y no-creyentes, es sencillamente “un supuesto luminoso campo energético multicolor, que rodea a las personas o a los objetos, y que solo puede ser percibido por algún tipo de “vidente charlatán” o personas con algún tipo de trastorno (para no caer en la ofensa de llamarlos: locos).

En mi experiencia como Psíquico-Medium, considero el aura, como la energía del alma, energía que rodea no solo a objetos y al cuerpo físico de los seres vivos, sino también a su cuerpo espiritual, cuyos colores e intensidad variara según la conciencia que el individuo posea y sobre todo que es percibido, por aquellas personas que de un modo u otro poseen su “Tercer Ojo” u “Ojo del Espíritu” desarrollado.

En mi recorrido en este mundo espiritual, he conocido muchos seres humanos que pueden percibir el aura, desde niños hasta ancianos e incluso en varias ocasiones mientras he realizado canalizaciones con el mas allá, muchos espíritus me han confidenciado que hasta los animales pueden percibir la intensidad del campo áurico de una persona, ocasionando que el animal intuya los cambios anímicos de cualquier humano.

Históricamente, el aura fue descubierta por los egipcios, quienes fueron los primeros en formular la teoría de la correspondencia entre los colores y la triple constitución humana, pero a nivel documental no fue sino hasta 1939, que el matrimonio Kirlian, una pareja de científicos que en su afán de crear un aparato de electroterapia, por casualidad dieron con el aura; desarrollando así la cámara Kirlian, objeto conocido hoy en día a nivel mundial, por todos aquellos estudiosos o involucrados con el mundo esotérico.
Viajando más atrás en el tiempo, otro registro sobre el aura que podremos encontrar, se encuentran en los escritos de Pitágoras en el 500 a.C, en donde relataba en sus textos, que había descubierto una extraña luz que emanaban algunos cuerpos y que su luz variaba según el estado de ánimo de las mismas y de su salud.

Respondiendo a las incógnitas anteriormente planteadas, puedo decirles que el aura es en síntesis, la energía que emana nuestro espíritu, por otro lado son pocas las personas que logran percibir y ver el aura, ya que no todo el mundo está preparado para ver cosas que su mente no pueda explicar.
El poder ver el aura, no es una capacidad, simplemente es una habilidad que posee nuestro tercer ojo y que nos permite conectarnos y comprender de un modo más directo, lo que las personas que nos rodean experimentan en su día a día.

El aura está conformada por 7 colores, los cuales son: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta e índigo; cada uno de estos colores en el campo áurico, representan una cualidad y talento que el ser humano posee, además cabe acotar que a pesar de que a simple vista son solo siete colores, cada uno de ellos tiene una degradación, que al momento de la lectura permitirá al clarividente o al médium diagnosticar aquellos aspectos que están favoreciendo o en su defecto afectando al paciente.
Para ejercitar esta habilidad, existen muchos métodos, entre ellos se encuentra uno muy famoso que consiste en el encender una vela y observar fijamente la flama y de este modo, tratar de captar la aureola de la misma.

Ahora bien, en mi experiencia como psíquico-médium, he aprendido que el aura guarda más secretos de lo que podemos imaginar, ya que este flujo de energía, no es solo los colores ni emociones, sino que también es un banco de recuerdos. El aura, lleva consigo una serie de aprendizajes de vidas pasadas y de memorias dolorosas que fueron transmitidas por nuestros ancestros (tatarabuelos, bisabuelos, abuelos y padres), agregándole a esto, todas nuestras experiencias vividas durante nuestra camino por la vida, acto que sin ninguna duda, vuelve a nuestro aura el mejor y más cargado energéticamente hablando “ADN astral.”

En muchas de mis sesiones he logrado percibir a través del aura de mis consultados, todo lo que ha vivido su espíritu en su recorrido por este plano, dándome así la oportunidad de aprender más sobre los procesos de vida tanto de mis pacientes como los míos propios.

El aura, es un gran campo de fuerza que nos protege de lo que yo denomino “las sombras” seres cuya única finalidad es dañarnos y lograr que nuestro proceso de evolución se atrase; también nuestro campo áurico nos mantiene protegidos de otros seres llamados “larvas astrales”, los cuales son pequeños residuos energéticos producido por nuestros pensamientos negativos y que se unen con otras energías bajas y finalmente buscan personas que posean un aura débil, para poder alimentarse de esta; para tener un ejemplos más claro de cómo es una larva astral, imaginen a una sanguijuela que tiene la habilidad de succionar nuestra energía.

Han sido muchas las ocasiones donde me he topado con auras fuertes y auras débiles, es decir con campos áuricos que a pesar de los procesos que el individuo haya vivido o este viviendo, no están tan sobrecargados como el otros (auras fuertes), pero también me he conseguido con esas otras personas cuyos estado de conciencias y pensamientos hacen que la energía de sus auras disminuya (auras débiles), produciendo así que seres como larvas astrales y sombras se les adhieran a su energía, ocasionando sensaciones de cansancio, molestias en el cuerpo, enfermedades, problemas sociales, problemas económicos, entre otros.
Es por esta razón que recomiendo a todos mis familiares, amigos y pacientes, que eviten lugares como discotecas, bares, hospitales y cualquier otro lugar donde transiten muchas personas con estados de conciencias muy bajos y que predominen en el ambiente, las enfermedades, el alcohol y las drogas; es importante acotar que con esto no quiero decir que no podamos festejar o visitar en algún momento al médico o a nuestros familiares que estén enfermos, solo que tratemos de evitar en lo posible estos lugares donde hay muchas personas, ya que estos seres siempre estarán a la espera de personas con campos energéticos lo suficientemente bajos como para pegárseles y de este modo cumplir su misión.

No obstante, en los métodos existentes para determinar si nuestro campo áurico se encuentra cargado o no, tendremos dos opciones, bien sea la de dirigirnos a una verdadera personas, que pueda percibir o ver nuestra aura (clarividentes o médiums) y de este modo que nos realice una limpieza áurica, o sencillamente en el caso de no conseguirle, dirigirnos a algún centro holístico ubicados a nivel nacional y mundial, en donde a través de la cámara Kirlian logren determinar qué tan cargada se encuentra nuestra aura y de este mismo modo realizarnos una limpieza áurica.

En mi recorrido en este camino espiritual, me en topado con expertos que trabajan con el aura, entre ellos encontraremos a Egle Siso, famosa clarividente caraqueña y venezolana, que además de ayudar a otros utilizando su don, en su centro de sanación holística Un Espacio para Ti, realiza limpiezas áuricas y nivelaciones áuricas, que han sanado a muchas personas, de igual forma, está el famoso Harold Moskovitz, terapeuta estadounidense, quién posee una de las pocas cámaras Kirlian que existe y que con ella realiza sanaciones a través del aura; por otro lado encontraremos al famoso médium estadounidense James Van Praagh, que a través de sus canalizaciones con el más allá y su clara visión para percibir el aura, ha logrado de igual manera, sanar el aura de otras personas.

Así mismo, en muchas ocasiones, les he recomendado a mis pacientes a los cuales les he realizado limpiezas áuricas, que pueden utilizar diversas terapias, que les ayudaran a mantener su campo áurico fortificado, entre ellas encontraremos el reiki, cristaloterapia, nivelaciones áuricas, yoga, alineación de chakras, acupuntura y la meditación; todas estas actividades, que permitirán que nuestro campo áurico se mantenga fortificado, y de este lograr que los seres de baja luz, se alejen de nosotros.

Finalmente, es mi deber como psíquico-médium recordarles que, nuestro estado de conciencia, nuestros pensamientos y acciones hacia el mundo entero, intervendrán de un modo u otro en nuestros campos áuricos; por esta razón es importante que diariamente realicemos decretos de prosperidad, que nos ayuden a transformar nuestros pensamientos, también podemos recurrir al antiguo arte del “ho´oponopono”, para que nuestras ideas y creencias de nosotros mismos y del mundo entero se modifiquen, permitiéndonos así vivir en armonía con el universo.


Creo que una de las cosas más fuertes de ser un Psíquico-Medium radica en el hecho de aprender a vivir entre dos mundos, aprender a vivir diariamente percibiendo energías ajenas a las tuyas y no obstante a eso tener que vivir tus propios procesos, ya que ser un psíquico-medium no te aísla de seguir siendo un ser humano, que sueña, ríe, vive, llora, se molesta; en fin, que como ya lo dije, tiene sus propios procesos.

He estado creciendo en el mismo mundo que todos conocemos, tengo mis miedos y mis dudado; así como he aprendido a llenarme de valor y a tomar decisiones que me han traído hasta donde me encuentro actualmente, pero sobre todo he tenido que aprender a lidiar con nuestra amiga “La Mente” ,que a diario me atosigaba preguntándome y recordándome cosas o pensamientos que me atormentaban, llegando al punto de desear que, aunque fuera por unos segundos, pudiera tener el poder de hacerla callar y así poder estar en paz.

Debido a ello y durante mí recorrido en este hermoso camino espiritual, decidí comenzar a buscar un método que me permitiese poder conseguir esa serenidad y paz que tanto desee, esa fórmula que me guiara a hallar la conexión con la esencia divina; es en este punto donde mis guías espirituales empezaron a hablarme y a enseñarme el arte de “La Meditación”.

 Para que podamos entender más o menos en qué consiste la llamada meditación, en preciso que les defina que significa.

 La meditación es el camino directo al Espíritu. Lo que no significa soltar la materia si no unir el cielo y la tierra, lo visible y lo invisible, en fin, volvernos uno con el universo. La meditación es la mejor forma para lograr ampliar la conciencia y evolucionar rápidamente con el uso consiente de la voluntad y el llamado amor incondicional.

La meditación es “Ser”, es el dejar el “Yo” y tomar el “Soy”, no para abandonar el “Yo” sino para dejarlo en manos del “Soy”; entonces el “Yo Soy” toma un sentido total, se traslada la conciencia del “Yo Superior” y así, se espiritualiza la materia y se materializa el espíritu. La meditación nos permite mantenernos conectados y enfocados con la fuente suprema de creación (Dios) y a su vez nos permite sentirnos completos, felices, vibrantes de energía y completamente plenos. Llegamos a un punto en el cual conocemos la verdadera conciencia espiritual y nos expandimos, redefiniendo nuestra vida y dándole sentido a cada experiencia que vivimos. Experimentamos nuestro espíritu y la certeza de nuestra naturaleza eterna. Así, nos amamos y nos sanamos y ese amor y esa energía sanadora se expande e impregna todo cuanto miramos y tocamos, vivimos lo mágico, vivimos esta maravillosa existencia.

 

En la vida de un joven psíquico-medium, la meditación juega un gran papel, debido a que mis guías me ha enseñado, que ésta al permitirnos mantenernos conectados con la fuente divina de creación, nos ayuda a aprender a controlar nuestro don, para que de esta forma podamos percibir claramente los mensajes que tanto los guías de luz, como los espíritus de nuestros seres queridos que están en el más allá, quieren transmitir. Entre otra de las tantas cosas que nos brinda la meditación, ésta y aunque suene increíble, nos ayuda a mantener limpia nuestra energía y a mantenernos sanos interna y externamente.

 Mis guía me han enseñado que, cuando meditamos, nos conectamos con la parte más pura de nuestro ser, y a su vez nos llenamos de la energía suprema, energía que nos ayuda a comprender y a manejar de una mejor manera todas las situaciones que se presentan en nuestras vidas. Es oportuno aclarar que las experiencias que se experimentan a la hora de la meditación son únicas y diferentes a la de cualquier otro practicante. Por ejemplo, en mi caso, cada vez que medito, logro que mi conexión con el mundo espiritual sea diariamente más claro, en mis meditaciones he logrado percibir cosas que no pueden ser percibidas utilizando nuestros comunes sentidos (oído, gusto, olfato, vista y tacto), he logrado ver seres que se encuentran en otros planos, he podido visitar lugares que se encuentran a kilómetros de distancia de donde me encuentro, he inclusive he logrado conectarme con algunas de mis vidas pasadas, por eso les repito, las experiencias que se experimentan a la hora de la meditación son únicas.

  Por otro lado, muchos de mis consultados o como yo prefiero llamarles “pacientes”, me ha preguntado ¿qué método les recomiendo para empezar a meditar? , o ¿Cómo pueden ellos conseguir el profundo estado de concentración en sus meditaciones?, mis respuestas siempre han sido y serán, “métodos para practicar la meditación existen muchísimos, lo importante es que, al meditar, disfruten de esta práctica y vivan plenamente la experiencia; además que la concentración en una meditación no se consigue de la noche a la mañana, por lo general a menos que seamos el Dalai lama o un Yogui, nos puede llevar un largo tiempo antes de conseguirlo”. Lo importante es que la práctica de la meditación sea algo que realicemos diariamente, así como el cepillarnos todos los días es importante para nuestros dientes, dedicarle unos minutos de nuestro día a la meditación es importante para la paz, el bienestar y la evolución de nuestro ser espiritual.