Atrévete a ver más allá de lo que tus ojos pueden ver

Archivo para la Categoría "Sombras, demonios y otros seres de baja luz"

Vampiros energéticos


Vampiros energéticos

 

 

Vampiros energéticos

El ser un médium-psíquico, ha sido una de las experiencias más transformadoras de mi vida; ya que más que un trabajo, mi don es mi forma de vida. No les mentiré, no ha sido fácil aprender a entender los símbolos y las señales, que los espíritus diariamente se esmeran en entregarme, sin embargo, poco a poco he ido a familiarizándome con cada sensación, impresión o emoción que percibo.

Así mismo, a la medida que voy descubriendo mi don, aprendo a utilizarlo en diferentes situaciones que experimento a diario, y no solo eso, sino que he ido aprendiendo a equilibrar mi vida cotidiana, con la responsabilidad de mi don.

Siempre le cuento a las personas, que no puedo utilizar mi don conmigo mismo, por más que intente saber algo de mí persona, cuando yo quiera, el bloqueo es inminente. Sin embargo, tengo mis guías espirituales, que en todo momento me protegen de otros seres que no son de luz, y que no vienen con buenas intenciones. Muchos de estos seres son sombras o larvas astrales que se encargan de generar conflictos y nuestro alrededor. Más éstos entes, no se comparan en nada, con otros seres oscuros con los que me he topado físicamente. Espíritus que pueden encarnar en humanos y hacer tanto daño, como si estuvieran en el plano espiritual.

Hoy quiero compartir una anécdota que nunca ha sido revelada por mí hasta ahora. A continuación, les hablare un poco de mis experiencias con los “VAMPIROS ENERGÉTICOS”.

A lo largo de mi camino como un médium-psíquico que soy, he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas, y con infinidades de procesos. Uno de los casos que me ha tocado trabajar, son las personas ladronas energéticas o también conocidos como vampiros energéticos.

Los vampiros energéticos son los drácula del siglo XXI, personas comunes y corrientes, que de un modo consciente o inconsciente, succionan la energía de otras personas. Son aquellos individuos con los que a veces nos podemos topar, y que después de diez (10) minutos de hablar con estas personas, nos sentimos agotados, desgastados, o incluso pesados.

Esto ocurre debido a que, la gran mayoría de los vampiros energéticos por sus niveles de consciencia, sus estados emocionales y sus acciones, generan en su propio campo áurico lo que se denomina como un agujero energético, lo que produce que estos, a todo aquello que se le acerquen, le roben su energía.

Existen también vampiros energéticos, que se hacen consciente de esto, y lo vuelven una habilidad, llevándolos a niveles en los cuales pueden dominar o manipular a otras personas. Dichas personas, descubren que a través del caos, pueden generar una descarga energética en otras personas, y des ésta forma alimentarse de esa energía que éstas emanan; por lo que se vuelven los típicos individuos que a donde quiera que van, generan caos a su paso.

Recuerdo que hace mucho tiempo, conocí a una mujer la cual pondré por nombre María. Una mujer de la alta sociedad, letrada, adinerada y afortunada. Se dedicaba a la poisa, y el solo hecho de entablar una conversación con ella, era hablar con una biblioteca ambulante; María había leído a lo largo de su vida, todo tipo de libros, lo que la hacía una mujer increíblemente rica a nivel intelectual

A pesar de todas estas increíbles cualidades que ésta asombrosa mujer tenía, empecé a notar algo muy particular. María siempre estaba sola, no tenía amigos. No entendía como una mujer como ella, podía estar tan sola. Durante varias semanas traté de ganarme su amistad, pero cuando estaba con ella, sentía mucha pesadez, sentía que me quedaba sin fuerzas y no solo eso, sentía que me daba mucho sueño. Al principio pensaba que eran cosas mías, hasta que un día hablando con una compañera, María se me acerco a saludarme y mi compañera de trabajo evito el contacto con ésta. Asumí que algo no positivo ocurría entre ellas, así que trate de manejar la situación.

Después de hablar con María, me dirigí nuevamente donde se encontraba mi compañera, para averiguar lo que había pasado minutos antes.

-¿Tú tratas a la sra. María?-me abordó mi compañera- Cuidado con ella, no es lo que parece ser.

-¿Cómo así?-le dije- ¿a qué te refieres? ¿Conoces a María?

-He entablado poca conversación con la sra. María; pero ella tiene algo en su energía que te desgasta. Cuando hablas con ella, sientes mucho sueño o te sientes pesado.

Estas últimas palabras, me resonaron mucho, pero no dije nada.

Días después, me conseguí nuevamente con María, y compartimos un café, recuerdo que antes de verla me sentía con mucha energía, luego de un rato, empecé a sentir mucho sueño. En eso, nuestra conversación fue interrumpida por uno de los meceros-amigo mío debo decir- quien nos atendió muy amable, pero me lanzó una mirada muy extraña. Recuerdo que ese día me sentí muy agotado. Pasado unos días, volví al mismo café y justamente me encontré con mi amigo el mesero, al cual sin titubear abordé preguntándole ¿Por qué fue la reacción de aquel día?, a lo que me respondió: -Mis disculpas por mi actitud, pero me pareció tan extraño verte sentado conversando con esa señora.-

-Y eso ¿por qué?-le dije- ¿la conoces?

-La verdad he tratado poco con ella, pero cada vez que hablamos, siento que pierdo energía, termino cansado. Realmente no sé que tiene esa señora, pero hay algo que no me cuadra con ella-

-Pero, ¿crees que ella sea mala?

-No lo creo-me respondió-pero míralo así, no tiene amigos ya que muchos que la conocemos, al compartir con ella, no nos sentimos a gusto. Sentimos que nos desgasta, y cuando lo descubres, preferimos alejarnos.

Después de éstas últimas palabras, muchas de mis preguntas comenzaron a ser respondidas. Fue en ese preciso momento donde comprendí que la Sra. María, era un vampiro energético, y todo lo que sentimos cada persona que compartimos con ella, era el robo energético que ésta nos hacía de manera inconsciente.

Cuando reconocí esto, empecé a enviarle oración de sanación, y de un día para otro, no volví a saber nada de María.

A través de esta historia, intento mostrarles que, los vampiros energéticos pueden estar en todos lados, por lo que debemos estar atentos; y cuando los identifiquemos, enviarles luz de sanación, para que estos se transformen y si es de alejarse, lo hagan de manera armónica.

La duda, nuestra peor enemiga frente a las sombras


Lo que les contare a continuación, me paso hace unos meses atrás. Durante estos 8 años que llevo trabajando como médium he descubierto que las sombras son seres que lo único que desean es que vivamos en el temor, llenos de odio y de dudas, alimentándose de nosotros, haciéndonos ver cosas que no son lo que parecen y así llevarnos a un estado de locura y muchas veces si es muy fuerte su ataque… llevarnos a la muerte.

Hace un par de meses, me enfrente a una sombra, un hecho en el cual debía aprender algo que jamás volveré a olvidar. Ya era de noche y me encontraba en mi casa, ese día había tenido un día fuerte en la universidad y realmente estaba muy cansado; cuando me acosté en mi cama no dure mucho despierto, inmediatamente me di la vuelta y me quede dormido, como a las 2 de la madrugada me desperté porque tenía mucho calor, cuando abro los ojos observe que a mi lado había una especie de masa gris que flotaba en el aire, muy asombrado me dispuse a tocar dicha bola energética, pero al hacerlo esta me pego corriente, algo que verdaderamente me asusto y me hizo pegarme de la pared y taparme con las sabanas, pero en cuestiones de segundos recordé que no debía temerle, y que era muy tonto si le demostraba miedo a algo que ni cuerpo físico tenia, así que me quite la sabana dispuesto a enfrentarle, pero cuando lo hice ya el bulto gris había desaparecido. Al ver que todo estaba bien, volví acostarme y me di la vuelta quedando mirando a la pared, un rato más tarde sentí que había alguien o algo muy frio detrás de mi y que estaba susurrando algo, cuando me di la media vuelta a mi lado había una sombra con forma de mujer, que me observaba y poco a poco se iba acercando mas a  mí, y luego empezó a tocarme, cuando hizo esto, me empezó a dar dolor en todo el cuerpo, un dolor desgarrante, y lo peor…no podía moverme, no sabía qué hacer, ella me estaba causando dolor, quería gritar, pero no tenía fuerzas para hacerlo, lo único que logre hacer fue cerrar los ojos y empezar a orar. Cuando empecé a orar, dos voces una mujer y un hombre empezaron a decirme cosas en el oído, “–Llámalo pues, dile que te proteja, te reto a que lo hagas–“, la otra, la de la mujer decía: –“No, sabes que no tienes el valor suficiente para hacerlo, me das asco, eres una basura, y ellos nunca te protegerán”–, realmente era algo muy frustrante, no podía moverme y el dolor que me causaba la sombra con forma de mujer se intensificaba aún más, por más que oraba no lograba que algo me ayudara a combatir a estas fuerzas, así que deje de orar y abrí los ojos. Definitivamente ya no sabía qué hacer, empecé a molestarme, no entendía porque después de tanto luchar, de tanto combatir, unas sombras me lograrían vencer, poco a poco fui cediendo, tenía muchas ganas de llorar, pero no podía, poco a poco me fui entregando sentía que ya no podía más, que ya no valía la pena, trate de pararme de la cama, pero era inútil, sentía que tenía el cuerpo dormido apenas podía mover las piernas, así que me moleste y mentalmente dije: –“No es justo que me abandonen de esta manera, simplemente no es justo”–.

En eso, la voz de una mujer empezó a sonar en mi cabeza que me decía:–hey hey, porque dudas?, NO DUDES!!, no estás solo”–, a lo que yo respondí: “–Como no quieres que dude, si hay algo que me está dañando y ninguno de mis guías me ayuda–“, la voz volvió a hablar diciendo: –“Deja de dudar, CONFÍA EN DIOS, confía en tu luz, ellos no tienen poder, ellos no pueden contra ti, así que no vuelvas a dudar–“. A los pocos segundos, no sé porque  cerré mis ojos y vi como una luz dorada muy brillante me cubría por completo, era como que alguien hubiera prendido una luz en mi cuarto, y de repente todo seso, las voces, el dolor, todo. Al abrir los ojos estaba sudando y tenía el corazón muy acelerado, rápidamente me levante de mi cama y salí del cuarto, mi tío me sorprendió y me pregunto si todo estaba bien?,  a lo que yo le respondí que si, y me metí directamente en el baño, me eche agua en la cara y me mire en el espejo, sabía que todo fue real, que no había sido un sueño, no sabía qué hacer, tenía muchas sed así que salí del baño, fui a la cocina tome agua y me dispuse a volver a mi cuarto; en el, me senté en la cama empecé a pensar, tenía miedo de acostarme y que todo volviera a ocurrir, en eso, la voz de la mujer que me había ayudado empezó a decirme cosas al oído. La voz decía:–“Tranquilo, vuelve a dormir, ya todo está bien, confía en Dios, vuelve a dormir, mañana será un nuevo día”–, al escuchar esto, pues para mí fue suficiente, me acosté y me quede dormido, al día siguiente desperté y aun recordaba lo que había pasado, pero no le conté a nadie hasta pasado un par de días.

Con esta experiencia quiero enseñarles lo que aprendí, aquello que me hizo ver que cuando dudamos frente a las sombras estas nos atacaran más rápido, si fue una prueba, posiblemente la raspe, pero si fue una lección la aprendí muy bien. Las sombras como ya lo he dicho, se alimentan de nuestros miedo, de nuestro dolor, conocen nuestros temores, por lo tanto debemos aprender a comunicarnos con la fuente suprema, ¿cómo? meditando, orando, invocando a la luz, pero sobre todo confiando en nuestra luz, una luz que nos han regalado los altos, y que día a dio nuestros guías espirituales nos invitan a utilizar y a reforzar.

Sombras, un problema para los Niños y Jóvenes Psíquicos o Mediums


Cuando somos niños, muchos seres se pueden comunicar con nosotros, seres que están en todos lados, en diferentes planos y que al ser niños les llama la atención nuestra luz. La mayoría de esos seres tienden a ser ángeles, seres elementales (hadas, duendes, gnomos, silfos, ninfas, etc.), y los espíritus de las personas que han y no han pasado a la luz. Ahora, para empezar el siguiente tema les preguntare ¿creen ustedes que estos son los únicos seres que se nos pueden acercar cuando somos niños?, que tal si les confieso que hay unos seres que también están interesados en conocer la procedencia de esa luz y es por el simple hecho de que necesitan alimentarse de dicha luz. Mi nombre es Bhagavan Vásquez y hoy les hablare sobre las Sombras…

Para empezar, les debo definir según mi experiencia en el corto tiempo que llevo en este mundo de espíritus, lo que es una sombra.

Una sombra es simplemente, diferentes tipos de energías mentales, que se unen y forman una sola. Las sombras son seres de baja luz que se mueven por tres planos diferentes, el astral, el mental (o sea el nuestro) y uno al que llamo “el basurero mental”; estas se alimentan de nuestros pensamientos más débiles y densos (rabia, odio, tristeza, miedo, envidia, dolor, etc.); debido a esto, se pueden mantener con vida, y seguir haciendo lo mejor que saben hacer, molestar a todo aquel que pueden, alimentando su rabia, su odio, su dolor, sus miedos, etc. Todas las sombras son diferentes y por lo tanto tienen niveles,-o por lo menos yo las eh catalogado por niveles- ,según su nivel son más fuertes o más débiles, en el primer nivel encontramos a todas aquellas que se mueven en la calle en forma de manchas o de esferas y que se desplazan rápidamente, estas sombras solo se alimentan de la luz de las personas, provocando en ellas cansancio o agotamiento físico y si consiguen en la energía de la persona algo que les interese, ésta se le adherirá a su campo energético y lo seguirá hasta el hogar donde se instalara cómodamente .

En el segundo nivel se encuentran “las sombras semidensas” que se alimentan de las peleas y de la discordia, estas se generan con estos sentimientos y ellas mismas procuran que nosotros sus creadores, nos mantengamos en esos estados para ellas hacerse más fuertes. Les digo SOMBRAS SEMIDENSAS porque estas a pesar de que siguen siendo sombras su energía se siente mucho más que las del primer nivel. Éstas sombras tienen la capacidad de afectar nuestra salud y nuestra parte financiera, haciendo que los planes y proyectos se demoren o se tranquen, también afectan nuestra salud perjudicando directamente nuestro campo energético, lo debilitan y así logran hacer que nos enfermemos; estas sombras además pueden entrar en nuestros sueños y jugar con nuestros miedos, haciéndonos soñar con cosas realmente feas, también para atemorizarnos y alimentarse juegan con nuestra mente y hacen que los veamos pero que no nos podamos mover, de esta manera la persona entra en un estado de crisis, de desesperación y por consiguiente de miedo total, más adelante les comentare un poco sobre esto.

En el tercer y último nivel se encuentran lo que yo llamo las sombras densas, en este rango encontraremos a sombras que toman forma de seres, animales y cosas , son aquellas que muchas personas logran ver y dice “eh visto a un hombre/mujer vestido de negro rondando por ese pasillo o en la casa, y que incluso pueden hablar, estas sombras son más peligrosas debido a que ellas pueden hacer que familias enteras se detesten, son las causantes de que muchos jóvenes y adultos caigan en drogas, alcohol o incluso se suiciden. Estas sombras, se alimentan del odio que generan muchas personas, y cuando hablo de odio, me refiero al ODIO. Cuando este tipo de sombras entra a una casa, cuesta para deshacerse  de ella, debido a que esta se alimentara de las preocupaciones, de los miedos, de las rabias del pasado, y así como de muchas cosas que impedirán salir de ella; por supuesto no es imposible deshacerse de ellas, pero si cuesta.

Ahora bien, sabiendo todo esto, comenzare a hablarles de nuestro tema del día. Cuando se es un niño o un adolescente psíquico o medium, muchos seres se pueden comunicar con nosotros, seres que están en todos lados, en diferentes planos y al ser nosotros seres sensitivos les llama la atención nuestra luz. La mayoría de esos seres tienden a ser ángeles, seres elementales (hadas, duendes, gnomos, silfos, ninfas, etc.), y los espíritus de las personas que han y no han pasado a la luz. El problema surge cuando se nos presentan seres que no son de luz si no seres de oscuridad, seres que no nos quieren ayudar si no que nos quieren perjudicar y sobre todo que quieren alimentarse de nuestra luz; en mi corto tiempo en este mundo espiritual eh visto a muchos de estos seres o como yo les llamo sombras, y créanme no es nada agradable toparse con ellas.

Muchos niños en Venezuela en muchas ocasiones tienen experiencias cercanas con este tipo de seres, por supuesto al encontrárselos se asustan y van donde sus padres y les cuentan, los padres por su parte al escuchar “semejante barbaridad” o se ríen y regañan al niño “o” simplemente lo regañan y le ordenan que no siga diciendo “estupideces”, por supuesto esto es un grave error, pero bueno…En el caso de muchos adolescentes estos al tener experiencias cercanas con dichas sombras prefieren ignorarlas y si ellas los atacan en sueño o en físico prefieren guardar silencio y no contarlo, no los vaya a creer locos la sociedad. Otros solo se los cuentan a sus amigos y personas de confianza, pero no saben qué hacer en esta situación y tratan de obviar todo lo que experimenten. Les contare una anécdota que me ocurrió en mi infancia cuando me tope con una sombra y de este modo ir explicándoles mejor lo que es verlas.

Cuando vi mi primera sombra tenía yo 10 años de edad, y me encontraba durmiendo en mi cuarto, y recuerdo que en una de las mesitas de noche que habían en mi habitación tenia una cajita de música, debo acotar que ame mi caja musical, pero la historia va en que mientras dormía la cajita se abrió sola y empezó a sonar, yo me desperté y escuchando lo que pasaba me pare y la cerré para que dejara de sonar,  volví a mi cama y seguí durmiendo, a los diez minutos sentí un escalofrío en mi cuerpo, por supuesto lo ignore, pero para mi sorpresa la cajita se volvió abrir y nuevamente empezó a sonar; yo me pare y me dispuse a cerrarla y volví a la cama, cuando ya estaba acostado escuche a mi lado a un hombre que tarareaba la misma canción pero en un tono más grave, al abrir los ojos vi la silueta de un hombre completamente oscuro que se encontraba agachado al lado de mi cama, por un segundo me paralice, pero al siguiente de un solo brinco me pare gritando, -nunca se me va a olvidar la imagen de esa sombra-, mis tíos salieron de su habitación a ver qué sucedía, les conté y mi tía que es clarividente pero que para esa época yo no lo sabía entro al cuarto con una correa y le empezó a gritar cosas que si no las recuerdo. Después de esa noche no volví a sentir más nada, hasta que un tiempo después me volvió a pasar lo mismo ya tenía yo 12 años y mi tía Emira estaba de visita en la casa, sentí a la sombra y me asuste mucho, fue entonces cuando mi tía Emira me explicó, que no debía temerle a las sombras, que si les demostraba temor ellas se aprovecharían de eso y me molestarían siempre que quisieran y que solo pidiera a mis protectores o guías de luz que me ayudaran y me prestaran su asistencia para no sentir miedo; al principio no creía mucho esto, pero solo fue hasta una noche que me desperté porque sentí que alguien me estaba llamando, al abrir los ojos y no ver a nadie seguí durmiendo hasta que sentí que me dieron un fuerte golpe en la espalda y cuando observe quien había sido, vi que en todo el frente de mi cama había una gran sombra en forma de nube que estaba flotando, sin mentirles me asuste por un segundo, pero al otro recordé lo que me dijo Emira y empecé a orar, pedí mucha luz y fue la primera vez que invoque a mis guías protectores.

Las sombras como ya lo dije  se alimentan de nuestras descargas energéticas mentales, de miedo, de dolor, de dudas, de odio, etc. Cuando sentimos miedos ellas logran que descarguemos más energía, por esta razón siempre intentaran mantenernos en ese estado; por supuesto eh aprendido que ellas siempre nos atacaran de un modo mental, nunca será de un modo físico por consiguiente siempre le recomiendo a mis allegados que fortalezcan sus mentes, que entiendan que ellas no pueden hacerles daño porque son ustedes los que les pueden dar ese poder.   Nuestra única desventaja en Venezuela , es que muchos padres de estos niños y jóvenes psíquicos o Mediums no cuentan con la información necesaria sobre este tema, por supuesto no es por culpa de ellos, si no que nunca ha existido en nuestro país, esa clase de conocimientos que vaya más allá de las creencias religiosas o santeras; siempre se nos ah alimentado con la idea de que estos seres no existen y que si existieran no se puede hacer nada, pues yo les vuelvo a decir si se puede, el universo nos ha dado las mejores herramientas que podemos imaginar ( el amor, la luz, el perdón, etc.)  La meditación es otra herramienta que podemos utilizar nosotros los Mediums y lo Clarividentes para contrarrestar estos seres oscuros, la meditación nos permite mantenernos enfocados y conectados con la fuente suprema o como muchos le dicen, Dios. Cuando meditamos nos llenamos de luz, de energía y al mismo tiempo con esta fuerza nos podemos cubrir para que así  estas criaturas de oscuridad no nos puedan afectar.