Atrévete a ver más allá de lo que tus ojos pueden ver

Archivo para la Categoría "Espíritus atados a la tierra y Espíritus en la luz"

Espíritus atados a la tierra y Espíritus en la luz


Espíritu atado a la tierra

Desde muy pequeño siempre me sentí diferente a todos los demás niños, siempre veía cosas que los demás niños no podían ver y que los adultos no comprendían; desde muy pequeño sabía que no estaba solo, ya que sin importar a donde fuera siempre había alguna persona que por alguna razón muy extraña se dirigía a mí con una sola pregunta ¿tú puedes verme?

Hola mi nombre es Bhagavan Vásquez y en este nuevo artículo les hablaré sobre lo que son los espíritus atados a la tierra y los espíritus que están en la luz.

 

Es increíble aún para mí, que a pesar de que sé que soy un médium psíquico, sin importar a donde vaya, siempre me topé con algún espíritu al cual deba ayudar, transmitiendo su mensaje a sus familiares físicos.

Y es que sin importar donde me encuentre sea que vaya al supermercado, a la farmacia, a la universidad o incluso a alguna reunión con amigos, siempre me topé con espíritus; y es en este preciso momento donde muchas personas me preguntan ¿cómo son?, ¿qué hacen? y ¿dónde se encuentran?, lo que para mí se ha vuelto una necesidad, explicarles el funcionamiento de mi habilidad y como y cuando me comunico con ellos.

Cada vez que me comunico con el más allá puedo ver a los espíritus que se encuentran en la luz y que a diferencia de otros médiums, yo solo recibo los mensajes de aquellos que han cruzado a la luz. No obstante, en muchas ocasiones me he comunicado con espíritus que no se encuentran del otro lado (la luz) sin no con aquellos que aún se mueven entre nosotros, y que por alguna razón o asunto sin resolver, no han podido cruzar; y es a estos espíritus a los que yo denomino espíritus atados a la tierra.

Los espíritus atados a la tierra son almas que rondan a nuestro alrededor y cuyas muertes han sido muy trágicas, produciendo que aquellas cosas que tenían que resolver quedaran inconclusas y esto les impida seguir y cruzar. La gran mayoría de las situaciones  o asuntos que no los deja cruzar, son problemas no sanados en la familia, cosas por entregar, miedos, viajes sin terminar (cuando estos mueren en accidentes), familiares que los lamentan demasiado e incluso apegos a cosas materiales; ya que a pesar de que estos factores parezcan insignificantes, producen que los espíritus no puedan cruzar y se queden penando o como yo digo transitando en este plano, hasta que de un modo u otro consigan resolverlos y finalmente cruzar al más allá.

Por su parte y a diferencia de los espíritus atados a la tierra, los espíritus que están en la luz, son almas que han logrado transitar y atravesar al otro lado, son espíritus más despiertos cuyos procesos han sido sanados y nada los ata a este mundo físico; en mis lecturas son muchos los espíritus que están en la luz y  que brevemente y en lo poco que les permiten revelar, me han explicado como es el otro lado. Ellos me han dicho que es un lugar de mucha luz y paz, donde se observan colores inimaginables para el ser físico y cuyas vistas son incomprensibles para la conciencia humana, de aquel lado se respira aires armónicos y una vez que te encuentras de aquel lado no deseas regresar.

 

Los espíritus que están en la luz, pueden ayudarnos cuando más necesitamos ayuda, a través de inspiraciones o señales que nos guían para que logremos lo que anhelamos para nuestro bienestar y equilibrio físico, mental y espiritual. Los espíritus que moran en la luz, pueden protegernos y ayudarnos a transitar en nuestro proceso, todo esto lográndolo y basándose en una de las primeras normas del otro lado que es “respetar el libre albedrio de cada ser humano”. Son muchas las veces que me he topado con personas que al verlas y al conectarme con sus seres queridos que están en el más allá, descubro que han sido ayudados o protegidos por sus familiares.

En una oportunidad, recuerdo que una paciente llamada Victoria me invito a una reunión familiar que realizaría su mejor amiga Valentina -a todas estas me supuse que ella ya les había comentado a todos o específicamente a su mejor amiga sobre mi don y por ende aceptaron invitarme-  lo cierto es que al llegar a su casa, intente ser lo más “normal” posible, quise llegar como un invitado más, pero créanme se me hizo imposible, al acto siguiente el papá de Valentina se me apareció y me pidió que la comunicara con su hija, -algo que sin duda y dada la ocasión trate de manejarlo de manera asertiva- por un rato trate de guardar silencio y de no decir ni dar señal alguna de lo que me estaba ocurriendo, participaba en las conversaciones y a su vez escuchaba los mensajes que me daba el papá de Valentina; finalmente al no poder soportar más, tuve que hablar. Cerré mis ojos, respire y luego mire a Valentina y le dije: Sé que no nos conocemos mucho, pero soy un Médium-Psíquico y tu padre me está hablando ahorita, él quiere que te diga que te ha estado ayudando y que sufriste un accidente y él estuvo en todo momento protegiéndote. Al acto siguiente –después de mirarme con cara de que me había escapado de un sanatorio- Valentina rompió en llanto y me rectifico todo, nos dijo que su padre había muerto 10 años atrás y que 6 años después de su muerte ella tuvo un fuerte accidente automovilístico donde sin razón alguna ella no quedo lesionada, simplemente el puesto donde ella iba se volvió una celda que no permitió que nada le ocurriera, muchas personas en el hospital le decían que algo o alguien la quería mucho y la protegió ese día.

Su padre riendo me transmitió mentalmente que había sido él y que siempre lo haría, ya que sin importar que él estuviera en el más allá, siempre la cuidaría a ella,  a sus nietos y futuros bisnietos.

 

Así como el padre de Valentina que estando en la luz me pidió que le entregara un mensaje a su hija, diariamente muchos espíritus vienen a mí para que los ayude a transmitir sus mensajes y de este modo estos puedan continuar con su camino en el otro lado. En este mismo sentido, y como la anécdota anteriormente contada, en mi camino me he topado con otras situaciones similares, pero con espíritus atados a la tierra.

Recuerdo que en agosto del 2013, me encontraba de viaje en la ciudad de Puerto Ordaz y después de salir de una entrevista con mi amiga Adriana Cordero que tiene un programa astrológico en la televisora local, me llamo al teléfono una chica que se escuchaba muy desesperada y la cual solicitaba mi ayuda con su nueva casa, ella se llamaba Elsy y se había mudado a su nueva casa, pero pasado un par de meses empezó a tener problemas para dormir en la misma y creía que podría tratarse de una actividad paranormal, le dije que no me contará más y que la ayudaría.

Al día siguiente recuerdo que me pare temprano y realice una meditación, luego me aliste y me dirigí a la casa de Elsy, ella vivía en una residencia llamada Loma Linda, al llegar me encontré con una casa grande con amplio jardín, al tocar a la puerta me recibió una joven de más o menos unos 36 años cuyo rostro mostraba mucha luz, de inmediato esta me sonrió y me hizo pasar. Nos dirigimos a la cocina donde muy amablemente me ofreció un café (algo que no les negare, no pude rechazar), en fin, cuando atravesamos la sala pude observar que habían juguetes tirados en el suelo lo que me indicaba que Elsy tenía hijos.

Dije: -Por lo que veo tienes hijos, y rápidamente esta me respondió: -si tengo dos hijos, Diego y Fernando, son mis dos soles-, mi intuición me decía que algo faltaba, no concebía que una joven como ella fuera madre y estuviera sola, pero fue en ese mismo momento donde al mirar atrás de Elsy observe parado a un hombre alto, de tés clara y con muchos moretones y algo de sangre en el rostro, inmediatamente y mentalmente le pregunte ¿quién era? y este me respondió: -estoy confundido, no sé qué me ocurrió, estaba manejando y todo se puso obscuro-; rápidamente le pregunté, ¿cómo te llamas? a lo que él respondió: -Richard, mi nombre es Richard-; al escuchar esto en cuestión de nano segundos fui trasladado a un accidente automovilístico, vi muchos flashes e imágenes, vi unos regalos y un pasaje de avión que iba de Miami-Estados Unidos a Venezuela, todo esto me mareo al punto que tuve que sentarme e inmediatamente Elsy me sostuvo y me ayudo a llegar al asiento más cercano a mí, respire y le conté todo lo que vi y lo que aquel espíritu me estaba mostrando, Elsy empezó a llorar y me abrazo, me dijo que su esposo Richard había muerto hace ya un año exactamente en un accidente automovilístico, este estaba llegando de Estados Unidos de cerrar un negocio importante allá y venía con regalos para los niños, me dijo: él llegaba primero a Caracas y luego viajaría a Puerto Ordaz y así lo hizo, pero en el viaje de Caracas-Puerto Ordaz empezó a llover y algo ocurrió con su carro, el vehículo patino, se volcó y este murió instantáneamente.

En ese preciso instante Richard comenzó a hablar, decía: -ya lo recuerdo, estaba lloviendo muy fuerte y la carretera casi no se veía, venia escuchando música, pero realmente estaba muy cansado y ni la música me estaba manteniendo despierto, lo siguiente que recuerdo fue que caí en un hueco y el carro empezó a patinar, dio muchas vueltas y al siguiente acto el carro se voltio, y chocó contra un cerro, pero ya para ese momento yo observaba como espectador, no sentí dolor, al ver mi cuerpo aplastado por el carro ya no sentía que ese traje me pertenecía, me sentía indiferente como que no tuviera nada que ver con esa situación. Elsy con lágrimas en los ojos escuchaba en silencio todo lo que yo le transmitía de su esposo Richard, este nos dijo también que estuvo buscando a Elsy y a los niños en la vieja casa, pero no los encontró, lo que le preocupó mucho y cuando pensó en ella apareció en la casa nueva, sin entender cómo ni que hacía exactamente en ese lugar tan desconocido para él. Más tarde al ver a Elsy intento comunicarse con ella de muchas formas, pero esta no le escuchaba, eso le producía impotencia y frustración, hasta que al darse cuenta de que yo lo podía ver y hablar con él, decidió comunicarse ella.

Richard le pidió perdón a Elsy por haberla dejado sola y con tantas responsabilidades, esta le dio gracias por todo lo bueno y lo malo que vivieron y finalmente le dijo: -Siempre te amare Richard.

Más tarde Elsy y yo realizamos una visualización donde veíamos a Richard pasar a la luz de la mejor y más elevada manera, realizamos una oración y Richard cruzo. Desde ese entonces, la vida de Elsy cambio y lo más importante fue que volvió a dormir sin ningún problema.

Como pudimos ver, para que un espíritu atado a la tierra pase a la luz solo se necesita que este cierre sus ciclos con aquello que aún lo mantiene en este plano, para que siga avanzando del otro lado en su crecimiento espiritual; muchos espíritus logran avanzar por si solos, otros a través de sus guías espirituales y otros por medio de algún médium bien sea físico o psíquico. Para ayudarlos, podemos:

 

 

  • Realizar oraciones para que los guías espirituales del espíritu le ayuden a cruzar.

 

  • Realizando ho´oponopono, técnica que ayuda a trabajar los procesos internos con el familiar fallecido y de este modo lograr liberarlo.

 

  • Haciendo una carta de perdón y de agradecimiento dedicada al o a los familiares difuntos

 

Como estas y otras técnicas de sanación personal, pueden utilizarse para ayudar a un espíritu a cruzar al más allá. Recuerden siempre que, mientras más luz les enviamos a nuestros seres queridos y a nosotros mismos, más rápidos se sanan nuestros procesos, permitiéndonos de este modo evolucionar y conectarnos más rápido con la fuente de luz y amor.