Atrévete a ver más allá de lo que tus ojos pueden ver

 

A lo largo de mi camino como un médium-psíquico que soy, son muchas las ocasiones, tanto en lecturas privadas como en lecturas públicas, que diferentes personas me preguntan ¿Si sus familiares fallecidos pueden escucharlos? y ¿cómo podemos hacer para comunicarnos con ellos?

Es por ésta razón que he decido responder a través de éste artículo.

Si algo he aprendido a través de mis comunicaciones con el más allá, es que los espíritus de nuestros seres queridos fallecidos, siempre están a nuestro alrededor.
Cuando morimos, todos cruzamos a la luz, y desde ahí tenemos la oportunidad de observar todo lo que hacen nuestros seres queridos en la tierra (respetando siempre los momentos de intimidad).

Como espíritus, al morir ya no estamos limitados a nuestro cuerpo físico, por lo que podemos movernos con total libertad a donde queramos, solo usando nuestro pensamiento.
Por ésta razón, no importa donde se encuentre un familiar físico, con tan solo pensar en éste, aparecemos a su lado inmediatamente.

Así mismo, del lado terrenal, nuestros pensamientos son energía, y éstos como ondas, se desplazan y se interconectan con otras ondas de pensamientos, generando que se cree una red psíquica, por la cual se movilizan millones de pensamientos cada segundo.
Nuestros seres queridos fallecidos, al no estar atados a las limitaciones físicas, pueden captar y escuchar cada uno de esos pensamientos, y con solo enfocarse en su ser querido físico, puede escuchar cada uno de los pensamientos que éste emana.

Si los pensamientos vibran en una frecuencia de amor y paz, la conexión mental será mas fuerte y fluida; permitiendo que éstos puedan acercarsenos e influenciarnos para que tomemos decisiones que nos conduzcan al éxito o a la protección.
Ahora bien, si nuestros pensamientos son de baja frecuencia fluctuando entre la depresión, la tristeza y la rabia, la conexión mental será mas débil e incluso hasta nula, evitando que nuestros seres queridos fallecidos se comuniquen con nosotros.

Es por ello que siempre le aconsejo a mis pacientes tanto en lecturas privadas como en eventos públicos, que debemos tener cuidado con los pensamientos que generamos, y más si estos están dirigidos o enfocados en un ser querido fallecido, ya que estos pueden escuchar todo lo que pensamos.

Así mismo, siempre les recomiendo que NO pidamos a nuestros seres queridos fallecidos, que hagan manifestaciones físicas, ya que para los espíritus es muy complicado, en cambio si deseamos comunicarnos con un ser querido, debemos primeramente aprender a meditar, ya que éste ejercicio nos incrementa nuestros niveles de percepción, y nos regula los niveles de ansiedad y elimina las expectativas.
Una vez aprendido a meditar, podemos hacer solicitud a nuestro seres queridos fallecidos, que si tienen algún mensaje trascendental para nosotros o algún miembro de la familia, pueden entregarlo a través de los sueños.
Tal vez al principio no sea fácil de entender el sueño, pero a la medida que vayamos avanzando en la meditación, nuestros sentidos psíquicos se ampliarán y podremos captar con más precisión el mundo de los espíritus y sus llamadas desde el cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: